InicioDefensaFuerzas Armadas y medioambiente: ¿qué implicancias tiene el debate sobre cambio climático...

Fuerzas Armadas y medioambiente: ¿qué implicancias tiene el debate sobre cambio climático en Defensa?

Juan José Borrell, experto en geopolítica, advierte sobre el rol que deberían asumir las Fuerzas Armadas en el debate medioambiental.

Años atrás un informe del Departamento de Defensa de Estados Unidos alertaba sobre las consecuencias que trae aparejadas el calentamiento global en materia de seguridad en las operaciones militares. Asimismo, las Cumbres de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático revelan las luchas de poder en torno a un tema que interpela a todos los sectores de una sociedad. Pero, ¿cuál es el rol que debería asumir el ámbito castrense local en esta temática?

Para responder esa pregunta, DEF consultó a Juan José Borrell, autor del libro Geopolítica y alimentos, docente de la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF) y doctor en humanidades. De antemano, fue contundente: “Mi postura es crítica de algunos discursos”. Asimismo, recordó la polémica postura de John Clauser, Premio Nobel de Física, para quien no existe una crisis climática. En aquella oportunidad, miles de científicos, organizaciones y actores políticos salieron a responderle. Evidentemente, las distintas miradas sobre la temática reflejan el papel estratégico que este tema asume en varios estados y los intereses puestos en juego. 

-¿La cartera de Defensa tiene que tener un papel en el debate sobre cambio climático?

-Lo que se viene dando desde hace algunas décadas en la cuestión ambiental es un proceso de securitización. Eso implica que actores poderosos en el sistema internacional, en particular en Occidente, tienen la capacidad de señalar estados, procesos, o fenómenos que pueden ser una amenaza. Esto tiene como correlato una puesta en macha de ciertas acciones para conjurar esa amenaza. Entonces, todas estas narrativas del cambio climático o, por ejemplo, del calentamiento global son partes de una constelación de securitización de lo ambiental que, a la vez, tiene como matriz la teoría de que el principal causante de este cambio en el ecosistema en el planeta es el ser humano, la actividad económica y otras acciones relacionadas con las personas, como el tipo de alimentación o la demografía. Es decir, todas las actividades económicas relacionadas con el crecimiento de los países estarían generando un proceso de disrupción ecosistémica. Esto va a ser, desde el ámbito de la Defensa y la seguridad, un multiplicador de riesgos y amenazas. 

Dadas las nuevas formas de vulnerar la soberanía, Borrell sostiene que la defensa nacional implica una producción de conocimiento de nuestra propia realidad, no incorporando pasivamente esquemas formulados para otros intereses y geografías

¿Es la soberanía ambiental una nueva misión para las Fuerzas Armadas?

-La relación entre lo medioambiental y Defensa está en agenda desde hace varias décadas…

-Cuando cobra un rango en las agendas de seguridad es recién en la post-Guerra Fría. Es decir, estamos hablando de las últimas 3 décadas. Las potencias de la OTAN fueron las primeras en incluirlo y, en EE.UU.  la postura depende de quienes están en el gobierno: todas las gestiones demócratas securitizan el tema ambiental y lo incluyen en las agendas, fue el caso de Barack Obama, Joe Biden y Bill Clinton con Al Gore; en cambio, las gestiones republicanas lo desecuritizan, ocurrió con Donald Trump, George Bush hijo y George Bush padre.  

-¿Es una forma de hegemonía?

Es un instrumento más. Surge en la post-Guerra Fría porque en la década del ’90 se da un proceso de competencia entre una gran cantidad de actores porque empezaron a crecer los llamados emergentes, como China, India, Rusia, Brasil, Sudáfrica, entre otros. La tendencia es a un mundo más multipolar donde países que no están alineados con Occidente, crecen, demandan mayor cantidad de recursos, consumen más energía y sus clases median pasan a vivir en ciudades y demandan agua potable, utilizan los autos, consumen petróleo, quieren viajar y tienen dietas altamente proteicas. Entonces, la competencia es por los recursos. Este crecimiento genera temor a la hora de pensar en cómo contenerlo cuando tampoco están alineados. En el caso de China, que es una locomotora, no hacen caso a estos discursos. 

Argentina apenas contribuye a las emisiones de dióxido de carbono, somos un insecto en lo que respecta a la contribución que hacemos al cambio climático. Entonces, el fenómeno nos interesa porque es un hecho político y eso lleva a que las potencias brinden instrucciones para evitar, en el futuro, ciertas irrupciones ecosistémicas en los países en vías de desarrollo, que es el caso de Brasil o Argentina. Hay que separar discurso y realidad. 

-¿Qué ocurre en Europa con estas posturas?

-Hace un mes, hubo una noticia de poca trascendencia: en el Parlamento Europeo votaron en contra de la comisión de la Unión Europea que mandaba a reducir las cabezas de ganado con el objetivo de disminuir las emisiones de metano. Finalmente, con amplia mayoría, frenaron la medida. Pero ya se había montado la iniciativa de vender harina de insectos para reemplazar la carne

Argentina apenas contribuye a las emisiones de dióxido de carbono, somos un insecto en lo que respecta a la contribución que hacemos al cambio climático, comenta Borrell

Medioambiente y Fuerzas Armadas: “Brasil tiene incorporado el tema en su doctrina de Defensa”

-¿Es una manera de inmiscuirse en la soberanía de otros Estados?

-Obviamente. Esa es la clave. Es una forma blanda, indirecta, de que cambies tu actividad económica. Son mecanismos más sofisticados que existen hoy en día. Lo ambiental también viene de la mano de la inocuidad alimentaria, de las normas de higiene, de manipulación y de buenas prácticas de manufactura. Son necesarias, pero si te corrés, termina transformándose en una barrera. En el mundo hay mucha declamación, pero al momento de renovar los acuerdos, no los confirman. 

-¿Cuál es la postura en EE.UU.?

-Ellos son grandes productores de shale oil, carne porcina, avícola, ganado vacuno, etanol, etc. Son una potencia en eso. Un especialista en Defensa, Michael Klare, en su libro All hell breaking loose. The Pentagone´s perspective on climate change, del año 2019, aborda cómo el Pentágono toma la cuestión del cambio climático como una oportunidad para incluir en las agendas de defensa. Es un momento de proyectar poder. 

Por ejemplo, los incendios de 2019 en Brasil. El presidente francés Emmanuel Macrón planteaba que nuestro país vecino estaba quemando los pulmones del planeta y que había que intervenir. En Brasil lo tienen clarísimo, allí el sector Defensa tiene el tema incorporado porque ellos hace décadas tienen la presión para internacionalizar la Amazonia –o declararla bien de la humanidad–, entonces sería ceder soberanía en territorios ricos en recursos, que obviamente hay que cuidarlos. Brasil tiene incorporado el tema en su doctrina de Defensa, nosotros todavía no. 

Brasil tiene incorporada la cuestión medioambiental a su doctrina de Defensa, motivado por la defensa del Amazonia

Lo medioambiental en las agendas de Defensa y Seguridad

-Es interesante observar lo que hace al respecto el país vecino

-De hecho, en los institutos de formación militar existe conciencia de esto. Hay un proceso de inclusión de los ambiental en las agendas de seguridad. Hay que considerar que las nuevas agendas son heterodoxas, hay nuevos desafíos que no responden únicamente a un actor estatal y que pueden vulnerar tu defensa y soberanía. Hay conocimiento de eso, pero una cosa es el ámbito de producción de conocimiento y otra el de toma de decisión política. Es decir, que al fenómeno lo estén estudiando no quiere decir que quienes están en el gobierno hayan tomado la decisión política de incorporarlo en la directiva de Defensa. Una cosa no es correlato de la otra. 

-De todas maneras, se comenzó a hablar cada vez más de la importancia de defender los recursos estratégicos. 

-El tema es que es un esquema del Siglo XIX. La Directiva actual de Defensa plantea que uno activa el instrumento militar en caso de una agresión militar externa. La norma debería considerar otras formas de vulnerar y proyectarse al territorio o a los recursos que no sea de forma directa

El otro ámbito que es importante es la sociedad civil, que es objeto de una campaña para instalar esta cuestión. Es una estrategia similar a la de guerra de guerrillas. En cada actividad que vos haces parecería que sos el responsable de arruinar el ecosistema del planeta. Hay una especie de bombardeo a la población, sobre todo a adolescentes y jóvenes.  

Juan José Borrell es autor del libro Geopolítica y alimentos, docente de la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF) y doctor en humanidades

-¿Cuál debería ser la estrategia en materia de Defensa que debería seguir Argentina?

-Creo que la doctrina de Defensa que tiene Brasil sirve de norte. Porque además estos nuevos desafíos que se presentan, como el que se instaló en los últimos años de los global commons, nos compete. Estamos obligados a dialogar con nuestros vecinos porque son desafíos que se refieren a espacios muy grandes. Cuando el Reino Unido está hablando de su proyección al Atlántico Sur y a la Antártida, eso también implica a Chile. Cuando se está hablando de la Amazonia, afecta a Brasil, Colombia, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Perú. 

Pero siempre hay que considerar que la defensa nacional implica una producción de conocimiento de nuestra propia realidad, no incorporando pasivamente esquemas formulados para otros intereses y geografías. Eso debe estar claro. Es decir, hay que estar atentos a que hay formas nuevas de vulnerar la soberanía. Reitero, el conocimiento se está produciendo, la clave es que se lleve a política de Estado.

Artículos más leídos

¿Quién gobierna la Antártida? El origen del Tratado Antártico

Son 29 los países con bases científicas permanentes en el Continente Blanco, pero ¿quién maneja el territorio? Son muchos los países que históricamente reclaman la...

Argentina y su desarrollo nuclear: ya está listo un componente clave del futuro reactor...

El tanque reflector del RA-10, fabricado por INVAP, llegará el próximo martes al Centro Atómico Ezeiza, donde será montado en la pileta del reactor....

Una por una: descubrí las bases antárticas argentinas

Se cumplen 120 años de presencia continua de Argentina en la Antártida, y en DEF te contamos en detalle cuáles son las bases permanentes...

F-16, F-35 y Saab 39 Gripen: últimas incorporaciones que sacuden el mundo de las...

En medio de las negociaciones para expandir la OTAN, Grecia, Hungría y Turquía adquirieron aviones de combate para reforzar sus Fuerzas Aéreas. Los acuerdos para...

El Pacto Verde y el acuerdo UE-Mercosur, los ejes de las protestas en Europa

El sector agricultor de Europa se siente amenazado por las políticas climáticas y los potenciales tratados comerciales. Durante enero y febrero, los agricultores europeos tomaron...

Contenido mas reciente

F-16, F-35 y Saab 39 Gripen: últimas incorporaciones que sacuden el mundo de las Fuerzas Aéreas

En medio de las negociaciones para expandir la OTAN, Grecia, Hungría y Turquía adquirieron...

Argentina y su desarrollo nuclear: ya está listo un componente clave del futuro reactor RA-10

El tanque reflector del RA-10, fabricado por INVAP, llegará el próximo martes al Centro...

¿Qué son los Deepfakes y cuál es el rol de la Inteligencia Artificial en todo esto?

Los deepfakes y las fake news avanzan y desafían a los expertos en ciberseguridad. ¿Cuál es el rol de la inteligencia Artificial?

Dos años de guerra con Ucrania, sanciones económicas y reconversiones comerciales, ¿cómo está Rusia hoy?

Se cumplen dos años del comienzo de la guerra con Ucrania. El gobierno de...

Contenido Relacionado