InicioEnergíaVíctor Bronstein: “La agenda de la transición energética ha sido contaminada por...

Víctor Bronstein: “La agenda de la transición energética ha sido contaminada por el alarmismo climático”

El director del Centro de Estudios de Energía, Política y Sociedad (CEEPyS) aborda el panorama del sector desde una perspectiva pragmática y sugiere no copiar la agenda de la transición energética del Primer Mundo. Bronstein define al gas natural como un “puente hacia el futuro” y sugiere que Argentina aproveche la oportunidad que presentan sus recursos no convencionales de hidrocarburos.

El ingeniero Víctor Bronstein sugiere no comprar el discurso de la transición energética” que quieren imponer los países centrales. “Nosotros no tenemos que copiar esa agenda”, señala, convencido. Desde su punto de vista, un apresuramiento en el tránsito de los hidrocarburos hacia las fuentes renovables podría dejar a nuestro países como el nuestro en “una situación complicada”.

“Europa, EE.UU., Japón y un grupo de países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pueden darse el lujo de reducir su consumo energético”, señala. Sin embargo, enfatiza: “No se puede diseñar una política única mundial para la transición energética”

Bronstein remarca: “Hay países, como la Argentina y muchos estados asiáticos y africanos, que tienen necesidad de crecer y, para eso, van a tener que seguir utilizando el petróleo y el gas”. Desde su punto de vista, Argentina debe aprovechar los recursos no convencionales de gas y petróleo para alcanzar su anhelado autoabastecimiento. “Nosotros tenemos que buscar la energía más barata”, afirma. 

Mientras tanto, ve con expectativas las grandes posibilidades que se abren para nuestros recursos gasíferos tanto en el mercado regional como internacional. En el plano global, añade, el gas natural licuado (GNL) comienza a parecerse a un commodity y “eso juega a favor de la Argentina”.

El ingeniero Víctor Bronstein sugiere “no comprar el discurso de la transición energética” que quieren imponer los países centrales. “Nosotros no tenemos que copiar esa agenda”, señala

Una transición hacia fuentes de energía menos eficientes

-¿Superamos el pico de extracción de petróleo, el llamado peak oil, un tema que usted ha tratado en profundidad como experto en la materia?

-Lo que salvó al mundo de la sombra del peak oil, que se avecinaba, fue el desarrollo de los recursos no convencionales. De hecho, hemos alcanzado un pico de extracción del petróleo convencional. El planeta produce, en la actualidad, alrededor de 75 millones de barriles diarios de crudo convencional, pero el consumo es de 100 millones de barriles. Es decir, hay 25 millones de barriles que provienen de reservorios no convencionales. En los últimos quince años, la posibilidad de extracción de esos recursos ha cambiado la perspectiva energética del mundo.

-Usted señala que, por primera vez en la historia, estamos transitando hacia fuentes de energía de menor calidad.

-Esta es una transición energética que no se realiza a partir de haber mejorado las fuentes. Por el contrario, estamos pasando a fuentes de menor calidad energética. Está impulsada por externalidades ambientales. Nadie duda de la existencia de un problema ambiental: todos coincidimos en que, más rápido o más temprano, tenemos que salir de la dependencia de los hidrocarburos por el impacto ambiental que generan. Ahora bien, no estoy de acuerdo con el alarmismo climático. Las transiciones energéticas llevan décadas y requieren de paciencia.

-¿Es realista el objetivo de lograr la neutralidad de emisiones de CO2 en 2050?

No parece realista. Hay que volver a traer a la ciencia al debate y no dejarnos llevar solamente por las cuestiones políticas, que han ido contaminando la transición energética. Su implementación en los países centrales está basada en subsidios millonarios, que nuestros países no están en condiciones de afrontar. Existen intereses políticos de los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los mismos que lograron su desarrollo industrial gracias a la energía barata que les dio el petróleo durante el siglo XX. Su decisión de acelerar la transición energética y las restricciones que nos imponen dejan a países en desarrollo, como la Argentina, en una situación complicada. Nosotros no tenemos que copiar esa agenda.

Renovables y baterías eléctricas: costos y beneficios

-¿Qué retos presentan hoy las energías renovables?

-Por un lado, las energías renovables también tienen un impacto ambiental. No emiten CO2 en el momento en el que generan electricidad, pero sí necesitan minerales, acero, cemento e incluso plástico para la construcción de la infraestructura, como por ejemplo, los aerogeneradores en el caso de la energía eólica. Otro dato a observar es el costo de la electricidad: los países de Europa que más apostaron a las renovables, como Dinamarca y Alemania, son aquellos en los que la electricidad es más cara. Por otra parte, la solar fotovoltaica y la eólica no son energías firmes, sino que dependen de cierta aleatoriedad de las condiciones climáticas. Su intermitencia es un problema difícil de resolver. Un punto fundamental, entonces, es cómo almacenar esa energía.

-¿Cómo entran en juego las baterías de litio en el proceso de transición energética?

-En realidad, los flujos eléctricos no son flujos de energía sino de potencia. En un automóvil, la energía está almacenada en el tanque de combustible. Pero el motor es el que convierte la energía química en energía mecánica. La batería es una forma de almacenamiento. De ahí, la importancia del litio. Pero hay que mirar el tema con cuidado: el motor eléctrico de un auto, que funciona actualmente con una batería de litio, tiene una densidad energética 45 veces menor a la del motor de combustión interna. De todos modos, el futuro no está definido y yo no apostaría todo al litio. Tal vez, más adelante aparezcan baterías más eficientes desarrolladas en base a otro mineral.

“A partir del desarrollo de Vaca Muerta, Argentina puede considerarse un país petrolero y gasífero: contamos con grandes recursos que nos garantizan el autoabastecimiento e incluso vamos a ser exportadores de energía, tanto de gas como de petróleo”

Argentina: autoabastecimiento y potencial exportador

-¿Cómo está posicionada la Argentina en el actual escenario global?

-Los recursos no convencionales han cambiado de raíz nuestra perspectiva. Nosotros estábamos condenados a ser importadores de energía porque nuestros yacimientos convencionales estaban en declinación. Hoy, a partir del desarrollo de Vaca Muerta, Argentina puede considerarse un país petrolero y gasífero: contamos con grandes recursos que nos garantizan el autoabastecimiento e incluso vamos a ser exportadores de energía, tanto de gas como de petróleo. Hoy las posibilidades más rápidas están dadas por el petróleo, que es un commodity. De ahí, la duplicación de la capacidad de transporte de Oleoductos del Valle (Oldelval) para el próximo año. En el caso del gas, tenemos, por un lado, el mercado regional y, eventualmente, también el mercado internacional.

-Con la difusión del uso del gas natural licuado (GNL), ¿el gas está en vías de convertirse en commodity, al igual que el petróleo?

-Todavía no hay un mercado único como en el petróleo, sino que hay tres o cuatro mercados de referencia del GNL. Lo cierto es que ya empieza a parecerse a un commodity, que empieza a jugar Europa como ya lo venía haciendo en Asia. Eso juega positivamente en favor de la Argentina, que cuenta con los recursos de Vaca Muerta.

-¿Se puede decir que nuestro país cuenta con una matriz energética relativamente limpia?

Tenemos la ventaja de contar con una matriz energética gasífera, que es mucho más limpia que la de muchos países del mundo, sin ninguna incidencia del carbón. Por eso, podemos hablar del gas como un “puente hacia el futuro”. De los combustibles fósiles, el gas natural es el que genera menos emisiones de CO2.

El hidrógeno y su “paleta de colores”

-¿Qué perspectivas presenta el hidrógeno?

-El hidrógeno hoy no tiene un uso energético. El problema es que no es una fuente de energía primaria. Si bien es el elemento más abundante, no se lo encuentra libre en la naturaleza. Por lo tanto, tenemos que invertir en algún proceso para obtener la molécula de hidrógeno. Conceptualmente, se trata de una fuente de energía secundaria. Sin embargo, la ecuación también depende de cómo se produce ese hidrógeno: actualmente, el 95% del hidrógeno que consume el mundo se produce a partir del denominado “hidrógeno gris”, un proceso de reformado de vapor a partir del gas natural, que libera CO2. También está el llamado “hidrógeno azul”, a partir de la captura del carbono en el gas metano; en el proceso, se separa el hidrógeno y se captura el CO2 emitido.

“El hidrógeno hoy no tiene un uso energético. El problema es que no es una fuente de energía primaria. Si bien es el elemento más abundante, no se lo encuentra libre en la naturaleza”, explica Bronstein

-¿Existe una oportunidad para Argentina en la exportación del tan publicitado “hidrógeno verde”?

-El hidrógeno verde se obtiene a través del proceso de electrólisis: se utiliza una corriente eléctrica para separar la molécula de agua y obtener, por un lado, hidrógeno y, por otro, oxígeno. Desde el punto de vista ambiental, no se generan emisiones de CO2, sino que se obtiene agua (H2O) como subproducto. Ahora bien, al estar el mundo tan globalizado, es difícil competir por el costo que tiene producir hidrógeno verde. Sin subsidios, hoy nadie va a poder usar ese hidrógeno. Entonces, tenemos que ver bien bajo qué condiciones adaptar la agenda europea y no comprarla a libro cerrado.

Artículos más leídos

Un ecosistema único: conociendo la Antártida en detalle

El continente blanco además de ser uno de los lugares más intrigantes y misteriosos de nuestro Planeta, es un laboratorio natural que permite el...

¿Quién gobierna la Antártida? El origen del Tratado Antártico

Son 29 los países con bases científicas permanentes en el Continente Blanco, pero ¿quién maneja el territorio? Son muchos los países que históricamente reclaman la...

Argentina y su desarrollo nuclear: ya está listo un componente clave del futuro reactor...

El tanque reflector del RA-10, fabricado por INVAP, llegará el próximo martes al Centro Atómico Ezeiza, donde será montado en la pileta del reactor....

F-16, F-35 y Saab 39 Gripen: últimas incorporaciones que sacuden el mundo de las...

En medio de las negociaciones para expandir la OTAN, Grecia, Hungría y Turquía adquirieron aviones de combate para reforzar sus Fuerzas Aéreas. Los acuerdos para...

A diez años del triunfo del Euromaidán, la revolución que llevó a la guerra...

La caída del presidente ucraniano Viktor Yanukovich marcó el fin de una era de paz y convivencia entre Kiev y Moscú. La anexión de...

Contenido mas reciente

F-16, F-35 y Saab 39 Gripen: últimas incorporaciones que sacuden el mundo de las Fuerzas Aéreas

En medio de las negociaciones para expandir la OTAN, Grecia, Hungría y Turquía adquirieron...

Argentina y su desarrollo nuclear: ya está listo un componente clave del futuro reactor RA-10

El tanque reflector del RA-10, fabricado por INVAP, llegará el próximo martes al Centro...

¿Qué son los Deepfakes y cuál es el rol de la Inteligencia Artificial en todo esto?

Los deepfakes y las fake news avanzan y desafían a los expertos en ciberseguridad. ¿Cuál es el rol de la inteligencia Artificial?

Dos años de guerra con Ucrania, sanciones económicas y reconversiones comerciales, ¿cómo está Rusia hoy?

Se cumplen dos años del comienzo de la guerra con Ucrania. El gobierno de...

Contenido Relacionado