InicioCiencia & TecnologíaDe la Antártida a Marte: explorando los límites del aislamiento extremo

De la Antártida a Marte: explorando los límites del aislamiento extremo

A fin de investigar sobre las consecuencias físicas y psicológicas del aislamiento en circunstancias extremas, se desarrolla un proyecto en la base Belgrano II como análogo terrestre de las condiciones en el espacio. Luciano González, primer psicólogo en invernar en la Antártida nos habla sobre este estudio innovador.

Este proyecto, que forma parte del Plan Anual del Instituto Antártico Argentino, tiene su antecedente en el programa MRAS 500, una simulación de viaje y estadía en el planeta Marte, llevado a cabo por la Agencia Espacial Europea. La investigación se hizo en la ciudad de Moscú, Rusia, en un laboratorio artificial creado con esa finalidad y de allí surgió la idea de implementarlo en un medio natural como es la Antártida.

Ese fue el inicio de una investigación que ya tiene una década y es realizada por un equipo de investigadores del laboratorio de Cronofisiología de la Universidad Católica Argentina (UCA), CONICET, las Fuerzas Armadas, el Instituto Antártico Argentino, el Comando Conjunto Antártico y la Agencia Espacial Europea.

El lugar elegido es la base argentina Belgrano II que, por sus características geográficas y climáticas, es ideal para estudiar el ritmo biológico en el aislamiento, ya que representa el análogo terrestre más cercano al ambiente externo de la Tierra

“Este proyecto –Cronobiología del aislamiento antártico: la utilización de la Base Belgrano II como análogo espacial– es un experimento para evaluar el impacto que tendría un año de confinamiento extremo en los ritmos biológicos del ser humano. Bajo la dirección del doctor Daniel Vigo, se lleva adelante en el laboratorio de cronofisiología de la UCA y está relacionado con un estudio europeo conjunto previo en el cual analizaron en un laboratorio artificial cómo sería vivir en Marte”, afirma Luciano González, teniente de navío de la Armada Argentina y licenciado en psicología por la Universidad de Buenos Aires.

Me siento orgulloso de ser el primer psicólogo que va a invernar a una base antártica, aunque también significa una presión extra para mí. Me preparé durante mucho tiempo y no quiero defraudar a las instituciones que me avalan ni a mí mismo”, confiesa el protagonista.

Capa de Ozono
La Base Belgrano II es la más austral de las bases argentinas y la tercera de las permanentes a nivel mundial

Psicología antártica: entre la educación castrense y la aventura espacial

-¿Cómo te involucraste en este proyecto?

-Poco tiempo después de recibirme, me di cuenta de que no me encontraba como psicólogo de diván y busqué otros horizontes. Terminé mi maestría en psicología educacional estudiando la formación de militares en democracia y, desde entonces, mis líneas de investigación están relacionadas a la educación castrense. 

Cuando conocí la Antártida quedé fascinado y decidí hacer el doctorado volcado a la psicología antártica. Investigando los proyectos que tenía Argentina, encontré el conocido como ‘De Belgrano a Marte’, que lleva 10 años y que consiste en utilizar la Antártida como un laboratorio natural, un análogo espacial, de las mismas condiciones que podrían desarrollarse en Marte. 

-A qué te referís con “las mismas condiciones”?

-Al aislamiento y confinamiento propios de un lugar ubicado a 1.300 kilómetros del Polo Sur, que tiene temperaturas inferiores a -30°C  bajo cero, donde un grupo de personas vive un año, lejos de sus familias. En la base Belgrano II, por sus características climáticas y geográficas, el año se divide en cuatro meses de oscuridad total, cuatro de día y cuatro de penumbras. En Marte, no existe el día y la noche, y esa es la razón por la cual se pueden reproducir condiciones similares. 

Entre la luz y la oscuridad: el impacto del aislamiento en la biología

-¿Qué consecuencias tiene en los seres humanos la ausencia de luz o de oscuridad?

-La imposibilidad de salir al exterior durante la noche polar, por ejemplo, tiene un impacto sobre el organismo. Es lo que se denomina ritmo circadiano: cambios físicos y conductuales que tienen un ciclo de 24 horas y responden a la luz y la oscuridad. 

Nuestro cuerpo está preparado para dormir de noche y estar en estado de vigilia durante el día. Todo está marcado por la luz solar y, cuando no existe, el organismo de algún modo se desconfigura; lo mismo ocurre cuando hay 24 horas de luz porque necesitamos la oscuridad para dormir. 

-¿En qué consiste este proyecto?

-En el estudio del ritmo y el ciclo de sueño y vigilia, a partir de una especie de reloj pulsera que se coloca en la muñeca y mide la temperatura corporal y las horas de sueño. Por otra parte, a través de cuestionarios, evaluamos la calidad y horas de sueño y también realizamos test psicométricos, que permiten determinar indicadores de ciertos estados como, por ejemplo, la depresión. 

El proyecto forma parte del Plan Anual del Instituto Antártico Argentino y tiene su antecedente en el programa MRAS 500, una simulación de viaje y estadía en el planeta Marte, llevado a cabo por la Agencia Espacial Europea

-¿Quiénes participan?

-Se estudia la población militar, porque tienen una formación exigente como la de los astronautas. La participación es voluntaria y no hay antecedentes de que alguien se haya negado a cooperar: todos son conscientes de que se trata de producir conocimiento para replicarlo posteriormente en la actividad profesional. En estos diez años de investigación ya se pudieron comparar resultados y este año, gracias al trabajo de campo y la convivencia, creo que, además de los números, podremos aportar otras variables relacionadas con la convivencia

-Volviendo al tema de los períodos de luz y oscuridad, ¿influyen en el seguimiento de una rutina diaria?

Marcar la rutina es muy importante y más todavía en estas condiciones. Los militares somos muy estrictos y disciplinados en cuanto a los horarios y eso ayuda a que se ordene el cuerpo. Evita también una enfermedad llamada Winter Over que tiene consecuencias en el aparato psíquico y puede devenir en depresión, ansiedad o problemas psicológicos más severos, incluso cuestiones físicas como una disminución de la vitamina D que es clave para mantener el estado de ánimo adecuado. 

-¿Ha ocurrido que alguna persona sufra algún trastorno de personalidad durante la campaña?

-No, porque el examen psicológico previo –que se realiza durante un año– es muy exigente y lo lleva a cabo un equipo completo de profesionales. En el caso de detectarse algún indicador de riesgo, la persona quedaría desplazada de inmediato. Por eso, siempre recalco que solo va a la Antártida lo que se conoce como una persona sana, que no tiene ninguna patología ni indicador de inclinación a padecer un trastorno mental. Es un examen confiable, tanto o más riguroso que el examen psicológico de un piloto en una empresa aérea.

En la base Belgrano II, por sus características climáticas y geográficas, el año se divide en cuatro meses de oscuridad total, cuatro de día y cuatro de penumbras

-Además de esta investigación, ¿hay algún otro proyecto en tu área para este año?

-Sí, queremos realizar un trabajo de diagnóstico y evaluación sobre las necesidades que se pueden presentar en el ámbito de la salud mental. Y otro tema importante en el que estamos todos involucrados es el hecho de colaborar con el desarrollo científico y  en pensar las Fuerzas Armadas.

Por ejemplo, hay un neurólogo del Ejército que ya puso en práctica algunos de los conocimientos producto de esta investigación en el Grupo de Cazadores de Montaña. Son varias las profesiones que se someten a ritmos de sueño alterados como los montañistas, los submarinistas que están muchas horas debajo del agua y pierden la noción del día y la noche o los médicos de guardia. O sea que aunque la investigación se piensa para Marte, puede aplicarse a diversas actividades donde haya una alteración del ritmo circadiano. 

-¿Es común un proyecto de este tipo en la Antártida?

-No, ya que la mayoría de las investigaciones antárticas son sobre atmósfera, fauna, ambiente, entre otras referidas a ciencias naturales. Los relacionados a las ciencias sociales no superan un 4%, por eso este proyecto genera interés en la comunidad internacional. Argentina, de a poco, va teniendo algunos estudios referidos a los impactos sobre la salud humana y, puedo afirmar que hay un interés relevante en pensar una psicología polar.

Artículos más leídos

Carrera espacial: Irán lanzó un nuevo satélite que promete tensionar el tablero internacional

El Pars-1 fue ubicado a través de un porta satélite ruso a 500 kilómetros de la Tierra. Cuál será su misión. Irán colocó un nuevo...
Brian Fonseca: “La Inteligencia Artificial da oportunidades a los regímenes autocráticos para avanzar en su agenda autoritaria” (Foto: Fernando Calzada)

Brian Fonseca: “La Inteligencia Artificial les da oportunidades a los regímenes autocráticos”

En diálogo con DEF, el analista estadounidense Brian Fonseca expresó su preocupación por la presencia de China en América Latina y su avance en...

Elecciones Rusia 2024: empezaron a votar en los territorios ocupados de Ucrania 

Empezaron a votar en los territorios ocupados de Ucrania en el marco de las elecciones en Rusia 2024 

Inundaciones en Corrientes: ¿cómo responden las Fuerzas Armadas ante los desastres naturales?

DEF dialogó con el coronel retirado Marcelo Rozas Garay, funcionario del Ministerio de Defensa, para conocer en profundidad el rol de las Fuerzas Armadas...

El plan de posguerra de Israel en Franja de Gaza, ¿qué dicen los palestinos?

El presidente israelí Benjamin Netanyahu dio a conocer su visión para la región en medio de un proceso de transformación de la Autoridad Nacional...

Contenido mas reciente

Inundaciones en Corrientes: ¿cómo responden las Fuerzas Armadas ante los desastres naturales?

DEF dialogó con el coronel retirado Marcelo Rozas Garay, funcionario del Ministerio de Defensa,...

Supermartes: 15 Estados votarán en los comicios más esperados por Joe Biden y Donald Trump

En una jornada electoral masiva, millones de estadounidenses elegirán a los candidatos de los...

Inteligencia Artificial: por qué Elon Musk está enfrentado con sus excompañeros de Open AI

La popularidad de las nuevas herramientas de IA crece muy rápido, al mismo ritmo...

Evan Ellis y la injerencia extranjera en América Latina: “Hay una sinergia entre China, Rusia e Irán”

El debilitamiento de las democracias y el derrumbe del orden mundial basado en reglas...

Contenido Relacionado