InicioInternacionalesQué hacer con Gaza, el dilema del gobierno israelí

Qué hacer con Gaza, el dilema del gobierno israelí

El premier Benjamín Netanyahu enfrenta la presión de la comunidad internacional para establecer un alto al fuego. El mayor dilema de su gobierno es qué hacer con la futura administración de Gaza, una vez finalizado el conflicto bélico.

A cuatro meses de los atentados de Hamas contra civiles israelíes, se define la suerte del segundo enfrentamiento israelí contra una entidad no estatal, tras la guerra de 2006 contra Hezbollah en la frontera norte.

Con la evolución del actual conflicto y sin que los rehenes israelíes capturados por Hamas hayan sido liberados, la comunidad internacional y parte de la sociedad israelí han comenzado a ejercer presión sobre el gobierno de Netanyahu. Exigen, concretamente, un alto el fuego como forma de restituir a los rehenes a sus familias.

A tal fin, Israel enfrenta el dilema de si es conveniente o no terminar con el poderío bélico de Hamas antes de rescatar a los rehenes, de manera de evitar futuras agresiones. La alternativa sería alcanzar un alto el fuego, con la promesa de establecer una zona de seguridad, apoyada por países islámicos, para asegurar la eventual convivencia pacífica en Gaza.

Israel, Irán y Hamas, un enfrentamiento más allá de Gaza

El proyecto “Visión para la Fase 3”, dado a conocer por el ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, es un primer esbozo sobre el futuro de Gaza. En él se contempla, primero, el retorno de los rehenes, el desmantelamiento de las capacidades militares y políticas de Hamas. 

El objetivo es eliminar toda amenaza militar que parta desde ese territorio. No obstante, el propio funcionario puntualizó que Israel no tiene intención de gobernar el enclave palestino y quiere dejar esa tarea a cargo de la comunidad internacional.

Israel respondió a los atentados del 7 de octubre pasado con una operación con fuerte presencia de tropas en el terreno.

Por su parte, por razones comunes y otras en las que difieren, tanto Irán como Hamas quieren detener el conflicto. Ambos saben que, de anular el poderío de Hamas, Israel buscará consolidar sus lazos con Arabia Saudita. 

Además, a partir de los Acuerdos de Abraham, sus nuevas relaciones con los Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Marruecos alterarían el equilibrio de poder dentro del mundo islámico. Los países más secularizados, liberales y pluralistas podrían inclinar la balanza decisivamente contra Irán y Hamas, aislándolos.

Una red de yihadistas

Tal como advirtió Nadim Koteich, analista político libanés-emiratí y director general de Sky News Arabia, Irán busca evitar esa nueva relación entre Israel y los países del mundo árabe. Para ello, Teherán orquesta una red de resistencia formada por el propio Irán y grupos islamistas radicales y yihadistas, buscando la “unidad de los campos de batalla”. 

La organización terrorista Hamas recibe apoyo militar del Estado Islámico de Irán.

Esa red, señala este experto, “busca tender puentes entre milicias, rechazadores, sectas religiosas y líderes sectarios”, con el objetivo de crear un eje antiisraelí, antiestadounidense y antioccidental que pretende accionar militarmente contra Israel en la franja de Gaza y en Cisjordania. 

También pretende actuar en la frontera israelí con el Líbano, y contra Estados Unidos en el Mar Rojo, en Siria, en Irak y en Arabia Saudita desde todas las direcciones.

La relación Arabia Saudita-Israel, clave para el futuro de Netanyahu

Por su parte, Arabia Saudita, bajo el mando del príncipe heredero Mohammed ben Salman, busca una respuesta económica antes que bélica. Aspira a convertirse en un gigantesco centro de relaciones económicas que uniría a Asia, África, Europa, el mundo árabe (e Israel en él) en una red centrada en Riad. Su visión es una especie de Unión Europea de Medio Oriente, con Arabia Saudita como nexo, que facilite el intercambio de materias primas con nuevas tecnologías en desarrollo.

Por su parte, Hamas no quiere que Israel normalice las relaciones con Arabia Saudita, sin haber facilitado antes una sola concesión de autogobierno a su propio pueblo en vistas a la construcción de un futuro Estado Palestino. Tal es la razón de peso inicial para conmocionar a Israel y al mundo con sus acciones del 7 de octubre de 2023, a sabiendas de cuál sería la respuesta israelí.

La dificultad para combatir a Hamas es que suele esconder sus recursos estratégicos en edificios civiles y en una intrincada red subterránea.

La dureza de los bombardeos israelíes se puede clasificar en cuatro categorías: “tácticos”, los de valor militar; “subterráneos”, en los túneles o búnkeres usados por Hamas; “de poder”, como los que tuvieron como blanco universidades, edificios públicos o bancos; y “familiares”, que apuntaron a las viviendas de los distintos dirigentes operativos de Hamas.

Sin dudas, el mayor logro de la carrera del premier Netanyahu sería el establecimiento de relaciones diplomáticas son Arabia Saudita, lo que demostraría que todos sus críticos estaban equivocados. Eso también le facilitaría un acercamiento con la propia sociedad israelí, al lograr una paz con el principal líder de la Liga Árabe.

Una hoja de ruta que involucre a todo Medio Oriente

Un estudio para el diario israelí Haaretz llevado a cabo por Yagil Levy, profesor de sociología de la Universidad Abierta de Israel, concluye que la enorme matanza de civiles no solo no contribuye en nada a la seguridad de Israel, sino que asienta las bases para un futuro declive de su propia seguridad.

También, en su oportunidad, las matanzas en los campos de refugiados de Sabra y Shatila –septiembre de 1982–, en el Líbano, suponían el final de las agresiones de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) contra Israel. En ambos casos, las acciones israelíes hicieron que se generara en los palestinos un impulso de venganza que ningún dispositivo de seguridad podría detener.

Te puede interesar: ¿Medio Oriente se dirige hacia una escalada en el conflicto con Israel?

Si bien el final aún es incierto, para el posconflicto cobra una mayor coincidencia mundial que ni Israel ni Hamas deberían tener injerencia en la franja de Gaza. También sería oportuno que los propios habitantes determinaran un gobierno que les asegure una reconstrucción pacífica y, necesariamente, vinculada a Israel. Ese podría ser la recomposición de una hoja de ruta controlada por la comunidad internacional.

Mientras tanto, la comunidad internacional, liderada por Washington, considera que una solución posible sería reforzar a la Autoridad Nacional Palestina para que se haga cargo de la totalidad de los territorios palestinos. A su vez, se especula con el apoyo de ONU, bajo el capítulo VI de mantenimiento de la paz, como forma de asegurar una presencia de tropas islámicas en la Franja. De esa manera, ninguna organización ni país islámico podría dejar de apoyar esa iniciativa, que a su vez calmaría todo accionar militar en contra de Israel. 

Soldados israelíes movilizados hacia el frente de batalla.

Dada esta realidad emergente, las potencias regionales –particularmente los vecinos árabes islámicos inmediatos de Israel, Egipto y Jordania, junto con Qatar, Arabia Saudita, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos–  también necesitarían definir un camino colectivo a seguir.

Por su parte, Turquía ha planteado el concepto de un sistema de garantes multinacional, en el que los Estados de la región protegen y refuerzan la seguridad y la gobernanza palestinas. La contraparte sería el apoyo de EE.UU. y los países europeos dando garantías de seguridad para Israel.

Por su parte, Irán ha declarado repetidamente que reforzará cualquier resultado que sea apoyado por los propios palestinos, lo que sugiere que existe una nueva oportunidad de persuadir a Teherán para que apoye un acuerdo y evite su habitual papel de saboteador. Además, si Irán estuviera de acuerdo, también lo estarían Rusia y China para eventuales apoyos en las votaciones del Consejo de seguridad de la ONU.

Inshallah (“quiera Dios”, en árabe) que alguna forma de alto el fuego lleve a una tregua antes de que la región evolucione hacia un incontrolable y peligroso final.

Artículos más leídos

Neurociencias e Inteligencia Artificial: Argentina, pionera en desarrollos para la industria de la defensa

Ciencia y defensa: ¿cuáles son los desarrollos del Ejército en neurociencias e inteligencia artificial? (Foto: Fernando Calzada)
Búnkeres, la tendencia que crece por miedo al "fin del mundo"

Los “preppers”: crece la tendencia de búnkeres ante un posible “fin del mundo”

Frente a los conflictos mundiales de la actualidad y el miedo a que la tecnología inteligente caiga en manos equivocadas, la “moda” de prepararse...
Brian Fonseca: “La Inteligencia Artificial da oportunidades a los regímenes autocráticos para avanzar en su agenda autoritaria” (Foto: Fernando Calzada)

Brian Fonseca: “La Inteligencia Artificial les da oportunidades a los regímenes autocráticos”

En diálogo con DEF, el analista estadounidense Brian Fonseca expresó su preocupación por la presencia de China en América Latina y su avance en...

Elecciones Rusia 2024: empezaron a votar en los territorios ocupados de Ucrania 

Empezaron a votar en los territorios ocupados de Ucrania en el marco de las elecciones en Rusia 2024 

Carrera espacial: Irán lanzó un nuevo satélite que promete tensionar el tablero internacional

El Pars-1 fue ubicado a través de un porta satélite ruso a 500 kilómetros de la Tierra. Cuál será su misión. Irán colocó un nuevo...

Contenido mas reciente

Inundaciones en Corrientes: ¿cómo responden las Fuerzas Armadas ante los desastres naturales?

DEF dialogó con el coronel retirado Marcelo Rozas Garay, funcionario del Ministerio de Defensa,...

Supermartes: 15 Estados votarán en los comicios más esperados por Joe Biden y Donald Trump

En una jornada electoral masiva, millones de estadounidenses elegirán a los candidatos de los...

Inteligencia Artificial: por qué Elon Musk está enfrentado con sus excompañeros de Open AI

La popularidad de las nuevas herramientas de IA crece muy rápido, al mismo ritmo...

Evan Ellis y la injerencia extranjera en América Latina: “Hay una sinergia entre China, Rusia e Irán”

El debilitamiento de las democracias y el derrumbe del orden mundial basado en reglas...

Contenido Relacionado