InicioCiencia & TecnologíaRadares, INVAP y Fuerza Aérea: ¿cómo se vigila y controla el espacio...

Radares, INVAP y Fuerza Aérea: ¿cómo se vigila y controla el espacio aéreo argentino?

Los 365 días del año, durante las 24 horas del día, la Fuerza Aérea vigila y controla el espacio aéreo. Lo hacen, además, con tecnología realizada por la firma INVAP. El presente es el resultado de un ambicioso plan de radarización que, pronto, cumplirá 20 años. 

El espacio aéreo tiene miles de kilómetros y vigilarlo se convierte en una tarea fundamental para poder garantizar la seguridad nacional. No es una tarea fácil, de hecho, a Argentina le tomó varios años (incluso décadas) poder sentar las bases para poder llevar adelante esta tarea de manera exitosa. 

Uno de los momentos trascendentales para el país en materia de radarización fue el año 2004, cuando fue aprobada la creación del Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVICA) con el objetivo de proteger los intereses nacionales

Desde entonces, la Fuerza Aérea Argentina (FAA) se convirtió en la responsable de la defensa, la vigilancia y el control del espacio aéreo e INVAP en un socio clave para poder llevar esta misión adelante. 

Antes del 2004: ¿cómo y con qué radares se vigilaba el espacio aéreo?

En el año 2004 se firmó el decreto 1407, con el que se aprobó el SINVICA. La norma reconocía las limitaciones de los sistemas de detección (radares de Tránsito Aéreo) que se encontraban en funcionamiento y proponía contribuir a salvaguardar los intereses vitales de la nación. Además, le daba a la Fuerza Aérea el control de los radares. Argentina pudo avanzar así en lo que respecta a la radarización del espacio aéreo.

Tiempo atrás, DEF consultó al comodoro Armando Raúl Ahumada, un radarista de vasta experiencia en el tema, quien explicó que esto tiene varios antecedentes importantes. 

Antes de brindar mayores detalles, el oficial explicó que fue en la década del ’50 que llegaron los primeros radares al país y se habían instalado en la provincia de Buenos Aires, con epicentro en Merlo, ya que todos los esfuerzos estaban puestos en la defensa aérea del área metropolitana.  

Sin embargo, la llegada de los aviones Mirage supuso nuevos desafíos a la hora de pensar en la defensa del espacio aéreo: se encaró la modernización del sistema de vigilancia aérea y se instaló un nuevo radar de la marca Bendix.

Todas las operaciones vinculadas a la radarización son llevadas adelante por el Comando Conjunto Aeroespacial, dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas

Radares en la Guerra de Malvinas

Durante la Guerra de Malvinas, la Fuerza Aérea envió radaristas y medios para guiar a los aviones durante los combates y poder localizar a los británicos. Los efectivos argentinos integraban, entonces, el Escuadrón VyCA y operaron, en las Islas, con un radar móvil TPS-43

La guerra es lo más asqueroso que hay. Por un lado, por toda la muerte dando vuelta. Además, lo es porque se caen todas las caretas. Ves al verdaderamente valiente y al cobarde. Quizá, tipos que considerabas que no valían ni cinco, te terminaban impresionando por la forma de trabajo en la guerra. Mis hombres eran extraordinarios”, contó el comodoro retirado y veterano de la guerra de Malvinas, Miguel Ángel Silva, jefe del emblemático Escuadrón durante la Guerra, durante un encuentro que mantuvo con DEF tiempo atrás. 

Resulta que, cuando se conformó la especialidad de radaristas en el marco de la Fuerza Aérea, contactaron a todas las unidades para solicitar efectivos que la integraran: “Te imaginás que lo que hicieron fue sacarse de encima a varios molestos. Ese que jorobaba o que era contestatario. Esa gente cayó al grupo. Por suerte, como todo tipo que es así, eran muy capaces e independientes. Para mí, fue fácil ser jefe. Ellos ya sabían lo que tenían que hacer. Incluso, en el continente, bajábamos del avión y ellos desaparecían. Al rato, volvían con todo solucionado”. 

Con esa dinámica de trabajo, el personal solucionó uno de los mayores problemas que tuvo el radar en Malvinas. Cuenta Silva que, aplicando el axioma “¿qué pasaría si…?”, consideraron un ataque de misiles antirradiación

“El misil sería guiado por la señal de radar, así que iría a parar a la antena, que estaba a 70 metros de la cabina operativa, donde íbamos a estar nosotros. Si nos tiraban, para salvarnos del misil, uno tenía que salir corriendo hacia la cabina para poder cortar la señal del radar para que dejara de emitir”, detalla. 

Y agrega: “Hicimos la prueba. Por supuesto, el misil iba más rápido que el mecánico que corría. Otra solución sería dejar a un hombre dentro de la cabina técnica, con un 99% de probabilidades de morir”. 

Uno de los momentos trascendentales para el país en materia de radarización fue el año 2004, cuando fue aprobada la creación del Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVICA) con el objetivo de proteger los intereses nacionales

Un invento con sello argentino en el radar de Malvinas

Ante ese desafío, el suboficial ayudante Néstor Tambussi, encargado de los mecánicos, le dijo a Silva: “Jefe, ya vengo”. Demoró dos horas, pero la espera valió la pena: le pidió que se sentara en la cabina y le señaló una llave que cortaba la emisión y otra que cortaba la rotación de la antena

“A partir de ese momento, ya no necesitamos correr a la cabina técnica. Se acabó el miedo. No es fácil reemplazar un radar, por eso la importancia del invento, que encima no lo patentamos. Porque al año siguiente, la fábrica lo sacó como un opcional: el cortar emisión desde la cabina operativa”, comentó.

Además, para evitar que el radar sea detectado, simularon un depósito de chatarra. “Veíamos lo que pasaba: los aviones, los barcos o los helicópteros que iban hacia Puerto Argentino. Éramos testigos de las decisiones tardías y de sus resultados”, cuenta. 

Sin embargo, el 31 de mayo los sorprendió un ataque que no pudieron evitar. “Para proteger la antena, habíamos puesto dos camiones y una máquina vial. Así que las esquirlas fueron recibidas por el vehículo. Salvo una que llegó a la antena, rompió una guía de ondas que fue cambiada. Al otro día, estábamos otra vez en servicio”. 

Tras el cese del fuego, Silva y su gente fueron tomados como prisioneros. Habían hecho todo lo posible para defender nuestra soberanía en las Islas

Una posguerra sin grandes avances en materia de radarización

Luego de 1982, Argentina puso énfasis en la necesidad de contar con un sistema integral de vigilancia y control del espacio aéreo. Entonces, se contrató a una empresa norteamericana que realizó un estudio muy detallado, indicando el tipo y cantidad de radares que eran necesarios, los sitios adecuados para su instalación y los sistemas de comunicaciones para integrarlo. De todas maneras, la inversión necesaria tenía un costo muy elevado

En la década del ’90 se creó la Comisión Plan Nacional de Radarización (PNR), para la obtención de un sistema integral orientado, tanto al control efectivo del espacio aéreo, como así también a la seguridad del tránsito aéreo. 

“Hacia finales de la década, se lanzó una licitación internacional, aunque luego de obtenidas las ofertas surgieron impugnaciones y demandas judiciales mutuas entre las empresas, lo cual demoró notablemente todo el proceso”, detalló Ahumada. 

Con el paso de los años, los sistemas quedaron obsoletos. El nuevo milenio llegó sin que Argentina pudiera ponerse al día en este tema

La Fuerza Aérea Argentina está a cargo del adiestramiento del personal radarista y el Estado Mayor Conjunto los convoca para las operaciones

A 10 años de la homologación del primer Radar Primario argentino

En 2003, y tras haber participado de un simposio sobre radares, INVAP presentó un estudio de factibilidad para el diseño y fabricación de un radar terrestre secundario para tránsito aéreo: la idea se basaba en utilizar la experiencia en la banda L de frecuencias (ya empleada en los satélites de exploración terrestre) y las capacidades de gestión de proyectos de la firma rionegrina. 

El objetivo final era que, además, la firma pudiera encarar el desarrollo de radares militares. Paralelamente, INVAP también asumió un proyecto de modernización de los TPS-43. En ese contexto fue cuando, en octubre de 2004, se firmó el Decreto 1407/04 de creación del SINVICA.   

Finalmente, en 2013, se homologó el primer Radar Primario Argentino 3D de Largo Alcance (RPA3D-LA). Por entonces, se tomó la decisión de instalarlo en Las Lomitas, Formosa. Simultáneamente apareció el Simulador de Radar Argentino: con el mismo software y pantalla de presentación que el radar original, permitiendo la instrucción y adiestramiento de los operadores y controladores en situaciones idénticas a las reales. 

Además, los avances necesitaron de un sistema de integración de datos de radar, ya que el país tenía varios funcionando y una misma aeronave podía ser detectada por varios de ellos. La tecnología fue adquirida a la española INDRA y se instaló en Merlo. Ese logro fue fundamental para asegurar el funcionamiento del Comando Aeroespacial, creado en el 2015

“La tecnología del radar es dual, pero de origen militar. Es una tecnología muy sensible, hoy extremadamente compleja en términos de los conocimientos y de las disciplinas que involucra: electrónica avanzada, sistemas de radiofrecuencia y procesamiento de señal, y muchísimo software”, dijo a DEF el ingeniero Darío Giussi, gerente del área de Gobierno, Seguridad y Defensa de INVAP.

Además, detalló: “En este tiempo, el desafío ha sido el desarrollo de la tecnología en un país que no se caracterizaba por ser ni generador de esta, salvo excepciones, ni gran consumidor de radaresCon la Fuerza Aérea Argentina, que tenía una experiencia importante, desarrollamos esa capacidad e hicimos un camino que se corona con esta exportación”. 

Desde Merlo, el personal militar supervisa la información registrada por los radares que Defensa despliega a lo largo y ancho del país. Su objetivo: asegurar la soberanía aérea

¿Qué hacen los radaristas militares en Merlo?

En las instalaciones de la Base Militar “Merlo”, no solo trabajan los radaristas de la Fuerza Aérea, sino que también se los capacita en tres especialidades: oficial de vigilancia y control aeroespacial, operador y mecánico de radar

En este lugar, el personal militar lleva adelante un proceso que apunta a determinar la existencia de un móvil aéreo en un espacio determinado: la detección. Luego, se busca identificar y resolver si se trata de un vuelo declarado o si es una aeronave irregular. En este último caso, se activa una tercera actividad, que es la interceptación. 

“Este sistema permite lograr que Argentina tenga la capacidad de ejercer soberanía. Con estas herramientas, nosotros podemos ver el movimiento aéreo y ejercer presencia”, aclaró el vicecomodoro Alejandro Avellaneda cuando fue consultado por DEF a principios de este año. 

Comando Conjunto Aeroespacial, el eje de las operaciones de radar

Todas las operaciones vinculadas a la radarización son llevadas adelante por el Comando Conjunto Aeroespacial, dependiente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y comandado por un oficial de la Fuerza Aérea Argentina, el brigadier Alejandro Bisso

DEF estuvo en las instalaciones y dialogó con Bisso: “En el presente, cada una de las Fuerzas Armadas son las responsables de adiestrar a sus recursos humanos y de alistar y sostener los medios. En este sentido, en la Base Aérea Militar Merlo se forman los futuros radaristas y técnicos responsables de realizar el mantenimiento de nuestros sensores” explica y agrega: “Por su parte, las brigadas aéreas proporcionan las aeronaves para cumplir el rol de caza interceptor, de exploración o de búsqueda y rescate. Lo propio realizan la Armada y el Ejército con el equipamiento. Pero las operaciones reales son conducidas por este Comando”. 

La importancia de los radares y el control del espacio aéreo

¿Por qué el control del espacio aéreo es fundamental para un Estado?, primero porque es necesario saber qué es lo que ocurre, por eso la vigilancia. “El Comando Aeroespacial tiene como tarea identificar a todas aquellas aeronaves que se encuentran volando en el aeroespacio de interés nacional con la intención de no ser detectadas”, indica. 

Básicamente, Bisso se refiere a que los radares de uso civil se enfocan en aquellos aviones que tienen un transponder activado; esta tecnología transmite la información relacionada con la aeronave y su ubicación. Pero, ¿qué ocurre cuando lo tienen desactivado y buscan pasar desapercibidos?: interviene el Comando Conjunto Aeroespacial. 

En ese caso, los únicos radares que pueden hacerlo son los de alerta temprana, de tres dimensiones, que son de uso militar y son los que operan desde el Comando Aeroespacial. 

La tecnología del radar es dual, pero de origen militar. Es muy sensible y compleja en términos de los conocimientos y disciplinas que involucra: electrónica avanzada, sistemas de radiofrecuencia, procesamiento de señal y mucho software

“Hay radares que son fijos y otros que son móviles. En función de la tarea que nos asignen, ubicamos los radares móviles cuando y donde los necesitamos. Por ejemplo, en julio se realizó la Cumbre del Mercosur y Estados Asociados, entonces, se colocaron a disposición del Comando y los empleamos durante el tiempo que duró el encuentro”, indicó el oficial a la hora de explicar que el Comando opera también de acuerdo a la agenda coyuntural. Seguramente el 10 de diciembre, cuando asuma Javier Milei la presidencia de la Nación, complementarán la red de radares fijos.

¿Qué ocurre cuando los equipos militares detectan una aeronave que no posee identificación?: “Cuando un vuelo no está cumpliendo las normas o vuela de forma indebida es catalogado como Tránsito Aéreo Irregular (TAI). Entonces, ordenamos el despegue de los aviones, siempre que el TAI se encuentre dentro de su alcance”, responde Bisso. Además, explica que eso activa un protocolo por el cual se le transfiere inmediatamente la información a los enlaces de las Fuerzas de Seguridad que se encuentran en el Centro de Operaciones Aeroespaciales Merlo. Cuando son alertados, ya corresponde a su órbita.

Artículos más leídos

¿Hay que operarse del apéndice para ir a la Antártida?

Sin virus ni bacterias, el cuidado de la salud de quienes viven en el continente blanco es fundamental. En la base Petrel se está...

¿Qué son los Deepfakes y cuál es el rol de la Inteligencia Artificial en...

Los deepfakes y las fake news avanzan y desafían a los expertos en ciberseguridad. ¿Cuál es el rol de la inteligencia Artificial?
Antártida-bandera-argentina

Día de la Antártida Argentina: 120 años de permanencia ininterrumpida

Desde la primera bandera nacional izada en 1904 hasta las actuales investigaciones científicas, la relación de nuestro país con la Antártida ha sido constante...

Aviones F-16 para las Fuerzas Armadas argentinas: el análisis de Andrei Serbin Pont

Con voces a favor y otras en contra, Argentina apunta a sumar aviones F-16 a la Fuerza Aérea Argentina. ¿Cómo impactaría la adquisición en...

Una por una: descubrí las bases antárticas argentinas

Se cumplen 120 años de presencia continua de Argentina en la Antártida, y en DEF te contamos en detalle cuáles son las bases permanentes...

Contenido mas reciente

F-16, F-35 y Saab 39 Gripen: últimas incorporaciones que sacuden el mundo de las Fuerzas Aéreas

En medio de las negociaciones para expandir la OTAN, Grecia, Hungría y Turquía adquirieron...

Argentina y su desarrollo nuclear: ya está listo un componente clave del futuro reactor RA-10

El tanque reflector del RA-10, fabricado por INVAP, llegará el próximo martes al Centro...

¿Qué son los Deepfakes y cuál es el rol de la Inteligencia Artificial en todo esto?

Los deepfakes y las fake news avanzan y desafían a los expertos en ciberseguridad. ¿Cuál es el rol de la inteligencia Artificial?

Dos años de guerra con Ucrania, sanciones económicas y reconversiones comerciales, ¿cómo está Rusia hoy?

Se cumplen dos años del comienzo de la guerra con Ucrania. El gobierno de...

Contenido Relacionado