InicioEnergía“La energía nuclear es cara y contaminante”

“La energía nuclear es cara y contaminante”

Juan Carlos Villalonga cuestiona los niveles de eficiencia energética y analiza los altos costos asociados a la construcción de nuevas centrales nucleares y a la gestión del ciclo del combustible. Pone en duda el supuesto auge de nuevos proyectos en esa área y defiende el reemplazo de este tipo de energía por fuentes renovables.

Por Mariano Roca

-Los defensores de la energía nuclear sostienen que se trata de una fuente no contaminante, que no genera gases de efecto invernadero. Sin embargo, para Greenpeace se trata de una fuente de energía sucia y peligrosa. ¿Por qué?

-El hecho de que no emita gases de efecto invernadero no la convierte en limpia. La energía nuclear es sucia porque emite contaminación y deja un legado de residuos altamente radiactivos. Cuando se la evalúa, no hay que mirar solamente el reactor, sino todo el ciclo del combustible, desde la minería del uranio, pasando por la fabricación del combustible nuclear, la construcción del reactor y concluyendo con la gestión final de los residuos. En todo este proceso hay diferentes niveles de contaminación.

-En cuanto al debate respecto de las energías alternativas, ¿no es mínimo el nivel de energía reemplazable por fuentes renovables con respecto a lo que hoy genera la energía nuclear?

-En el caso argentino, la energía nuclear representa entre el 8 y el 10% de la oferta eléctrica. Por ley nacional, para 2016 nuestro país debería estar produciendo por energías renovables el 8% del total de la electricidad; o sea, prácticamente la misma cifra. Podemos tomar también el caso de Alemania, donde la energía eólica emplea hoy más gente que la nuclear y las empresas tradicionales del negocio nuclear, como Siemens, abandonaron esa actividad y se dedican solamente a eficiencia energética, ciclos combinados de gas natural y energía eólica. Otro ejemplo es España, que durante 2010 tuvo varios momentos del día en los que la energía eólica aportó mayor generación eléctrica que cualquiera de las otras fuentes.

-¿Cree que es sostenible este cambio de la matriz energética?

-La principal objeción es que la energía eólica es intermitente. El límite técnico que determina cuánta energía intermitente puede tener una red es de entre el 20 y el 30%. Nosotros en Argentina estamos muy lejos de eso. A su vez, en Europa hoy se está discutiendo el rediseño de las redes para hacerlas más inteligentes, mucho más fuertes en cuanto a la posibilidad de transportar grandes cantidades de energía eólica. Serían redes que podrían atender mucho mejor la demanda variable y tendrían más componentes de fuentes variables en el tiempo. Con una distribución geográfica adecuada, hay un piso básico estadístico que el suministro eólico puede proporcionar y que también es energía de base.

-¿No hay un renacimiento de los proyectos de centrales nucleares?

-Hoy el renacimiento nuclear está dado únicamente por las 16 plantas nucleares en China y es una excepción en el mundo. El resto de los países siguen estancados. La curva de potencia nueva de fuente nuclear, que se está instalando, es mínima. Si mantiene un cierto nivel de potencia instalada, es porque se ha prolongado la vida útil inicial de 30 o 35 años de cada planta nuclear. Por eso no se apagan tantos reactores en masa, como estaba previsto, y la generación de fuente nuclear se mantiene en una meseta.

-En cuanto a la seguridad, ¿no ha habido un avance en los niveles de protección de las plantas?

-La inmensa mayoría de las plantas instaladas tiene más de 25 años. En Argentina tenemos Atucha I, inaugurada en 1974, y Embalse, en 1983. Las plantas de Fukushima son de la década del 70 y su construcción había sido decidida en los 60, una época de optimismo hacia lo nuclear muy distinto del que hay ahora. Después de la década del 80, cuando se produjo el accidente de Chernobyl, en Europa se puso fecha de cierre a las centrales nucleares. Esas decisiones llevaron a la industria nuclear a hacer una enorme inversión en la mejora de sus estándares de calidad, pero eso aumentó aún más los costos de por sí altos que tenía este tipo de energía. En todo el mundo lo nuclear está íntimamente asociado con el Estado, que asume una enorme cantidad de costos hundidos, relativos a la minería, a la construcción de reactores o al manejo de residuos.

-Ahora bien, si se decidiera abandonar la energía nuclear en el caso de la Argentina, ¿no se afectaría al importante plantel humano que hoy trabaja en el sector?

-No necesariamente. Esa capacidad es aprovechable en otras áreas. Un ejemplo es INVAP, una empresa de la que yo soy muy crítico. Sin embargo, fueron versátiles y supieron cómo hacer para no quedar encadenados a la debacle nuclear. No debemos ignorar la visión que tuvo su gerencia y que le permitió avanzar en proyectos tecnológicos muy diversos, como el software, los satélites y la energía eólica. Por otra parte, no es cierto que lo nuclear tenga la capacidad inherente de permitir el despegue científico-técnico de un país. En verdad, lo que hace que hoy tengamos tantos y tan buenos científicos en el área nuclear es la enorme cantidad de presupuesto que se ha venido destinando anualmente al sector desde 1953 hasta la fecha. Además, hasta 1984 toda la actividad estuvo bajo la órbita militar. Indudablemente, lo nuclear tiene un componente que no tiene nada que ver con la cuestión energética.

Nota: Juan Carlos Villalonga, quien al momento de realizarse esta entrevista era Director de Campañas de Greenpeace anunció el pasado 15 de abril su desvinculación de la organización.

Artículos más leídos

Reactor RA-1

Argentina y los reactores de investigación: tecnología de punta reconocida a nivel mundial

Desde el pionero RA-1 hasta el futuro RA-10, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) exhibe con orgullo los resultados de seis décadas de...

Los Estados Unidos de Kailasa, la historia del país ficticio que “representa” a 2.000...

Kailasa dice representar a toda la región hindú aunque no existe, pero se las ingenia para aparecer en foros internacionales e incluso firmar acuerdos...

Día Internacional de la Aviación Civil: ¿Hacia dónde va la industria aérea?

El 7 de diciembre es el día elegido para concientizar sobre la importancia de la aviación civil en el transporte a nivel mundial, y...

Rusia y Ucrania elevarán el gasto militar a su máximo histórico para 2024

Los ejército ruso y ucraniano aumentarán en un 67% el dinero destinado a la guerra con el objetivo de obtener ventajas sustanciales de cara...

Terrorismo ambiental: la minería presiona al gobierno boliviano por las áreas protegidas

La minería ilegal provocó incendios en parques nacionales para presionar al gobierno de Luis Arce en busca de licencias para extraer oro. Por Nataniel Peirano El...

Contenido mas reciente

Rusia y Ucrania elevarán el gasto militar a su máximo histórico para 2024

Los ejército ruso y ucraniano aumentarán en un 67% el dinero destinado a la...

¿Qué es la OPEP+, el selecto grupo de países al que se incorporará Brasil?

El presidente Lula anunció que se sumarán a partir de enero. Será el 24°...

Aviones caza, radares e inhibidores de drones: el rol de las Fuerzas Armadas durante la asunción de Javier Milei a la presidencia

Las Fuerzas Armadas llevarán adelante un importante operativo de seguridad durante la ceremonia de...

Argentina y los reactores de investigación: tecnología de punta reconocida a nivel mundial

Desde el pionero RA-1 hasta el futuro RA-10, la Comisión Nacional de Energía Atómica...

Contenido Relacionado