El Plan Estratégico de YPF proyecta inversiones por un total de 37.200 millones de dólares, con el objetivo de incrementar un 32% su producción de petróleo y gas, y 37% la de naftas y gasoil. El 80% de la inversión se financiará con fondos propios, mientras que para el 20% restante se convocará a socios privados.

El titular de YPF, Miguel Galuccio, finalmente concretó un anuncio muy esperado por la comunidad petrolera y por los mercados financieros. Dio a conocer el denominado Plan de los 100 Días, donde explicita la estrategia de gestión de la empresa para el próximo quinquenio (2013-2017). Durante ese período prevé una inversión bruta de 37.200 millones de dólares; de ese monto, 32.600 millones serían generados por la propia caja de la empresa y los restantes 4.600 millones provendrían de financiamiento externo. Entre los objetivos enunciados, cabe mencionar el relanzamiento de la exploración, el aumento de la extracción de gas y petróleo, el incremento de la producción de refinados y la reducción de las importaciones de hidrocarburos. Todo ello, en un contexto de estabilidad financiera y de recomposición de los precios de los combustibles en el mercado interno.

Metas para la producción

Con una inversión proyectada de 19.600 millones de dólares, YPF pretende incrementar la producción de petróleo en un 29% en el próximo quinquenio. Para lograrlo, la empresa prevé perforar un total de 5.380 pozos y apuesta a la explotación de shale oil –que debería aportar el 46% del volumen producido– y al rejuvenecimiento de los yacimientos maduros. Mientras tanto, para impulsar la producción local de gas natural y reducir las importaciones que han venido erosionando la balanza comercial, YPF proyecta invertir 6.500 millones de dólares y perforar 1160 pozos, con el objetivo de lograr un aumento del 23% en la producción. Del nuevo volumen de gas que entrará en producción, se estima que el 33% provendrá de yacimientos que están actualmente en desarrollo, en tanto que un 32% corresponderá a shale gas y un 27% a tight gas.

En su presentación, Galuccio destacó el “enorme potencial” que tiene nuestro país en materia de hidrocarburos no convencionales y recordó que a la fecha la empresa lleva perforados más de 45 pozos en la formación Vaca Muerta, en la Cuenca Neuquina. No es la única formación geológica con presencia de este tipo de recursos. De hecho, al anunciar el nuevo plan estratégico, el titular de YPF comunicó los dos nuevas descubrimientos de shale en la formación D-129, en la Cuenca del Golfo de San Jorge. “YPF tiene que ser líder en yacimientos de petróleo no convencional”, había asegurado el propio Galuccio apenas asumió el cargo. En cuanto al gas, se mostró confiado en la futura reformulación del Programa Gas Plus que habilitaría mayores precios en boca de pozo.

Exploración: nuevas inversiones

Una de las grandes deudas pendientes de la etapa Repsol fue la inversión en exploración, situación que buscará revertir la nueva gestión al incrementar en un 177% el número de pozos perforados en el período 2012-2017 respecto del anterior quinquenio. “El vector de crecimiento exploratorio se focaliza en la extensión de cuencas productivas y en caracterizar recursos no convencionales”, señala la empresa en el Plan de los 100 Días. La inversión prevista asciende a 1440 millones de dólares, lo que representa un incremento del 118% respecto del monto invertido en el período 2007-2011.

En cuanto a las áreas identificadas como prioritarias, además del relanzamiento de la exploración de gas convencional en las cuencas Neuquina y del Golfo de San Jorge, YPF proyecta viabilizar la exploración de hidrocarburos no convencionales en las formaciones Vaca Muerta, Las Lajas-Los Molles y Agrio –en la Cuenca Neuquina– y en las cuencas Cuyana y del Golfo de San Jorge. Por otra parte, acaba de lanzar el Plan Argentina, que incluye la perforación de 25 pozos en nuevas cuencas, entre las cuales figuran la Chaco-Parananese, la del Bermejo –en la región de los Bolsones Intermontanos–, Claromecó y Cañadón Asfalto-Somoncura. También apuesta a la exploración en las cuencas offshore del Colorado, Austral y Malvinas.

Combustibles: más refinación y mejores precios

En el segmento del downstream, la apuesta de YPF es ampliar la capacidad de refinación tanto en naftas como en gasoil, de manera de conseguir un incremento del 37% en la producción de estos combustibles en el próximo quinquenio. Desglosadas, las metas serían un aumento del 44% en la producción de gasoil y del 24% en naftas. La inversión total proyectada es de 8000 millones de pesos. La empresa considera que “el incremento de productos refinados en un 8% anual permitirá a YPF satisfacer la demanda creciente y, a la vez, reducir la brecha de precio con la competencia, manteniendo una posición de liderazgo en el mercado”.