Hillary Clinton será la primera mujer en liderar uno de los grandes partidos de EE.UU. en la contienda por la Casa Blanca, luego de ganar primarias en California y Nueva Jersey que le aseguraron los votos necesarios para la nominación demócrata.

La ex primera dama, que ha sido además senadora y secretaria de Estado, se dirigió a sus partidarios en un masivo evento en Brooklyn, Nueva York, donde intentó vincular su triunfo al movimiento por los derechos de las mujeres.

“Gracias a ustedes, hemos logrado un hito”, dijo Clinton en un discurso. “Todos le debemos muchísimo a quienes vinieron antes”, añadió.

Clinton apeló también a los partidarios de su rival demócrata Bernie Sanders: afirmó que los miembros de su partido habían sido animados por la campaña del senador para erradicar la inequidad, congregando enormes multitudes y atrayendo a votantes jóvenes. Sanders, que aún no parece dispuesto a admitir su derrota, dijo que continuaría en la carrera.

La aspirante demócrata también criticó con dureza a Donald Trump, quien presumiblemente se convertirá en su rival republicano en las elecciones del 8 de noviembre, por utilizar una retórica divisiva que según dijo menospreciaba a mujeres, musulmanes e inmigrantes. Se refirió específicamente a las declaraciones del magnate sobre un juez de ascendencia mexicana.

“Lo que se juega en estos comicios es mucho y la elección es clara. Donald Trump no tiene el temperamento adecuado para ser presidente y comandante en jefe”, dijo Clinton. “Cuando Donald Trump dice que un juez nacido en Indiana no puede hacer su trabajo por su ascendencia mexicana, o se burla de un periodista con discapacidades, o llama a las mujeres cerdas, va en contra de todo lo que defendemos”.

Un sondeo de Reuters/Ipsos revelado el martes mostró que Clinton supera en 10 puntos porcentuales a Trump en la intención de voto a nivel nacional en la batalla por la presidencia estadounidense, casi sin cambios respecto a la encuesta de la semana pasada.