El presidente de Venezuela anunció una reestructuración de su equipo ministerial, que incluye la salida del titular de la cartera de Finanzas, Jorge Giordani.

Maduro, juramentado el viernes por la Asamblea Nacional como presidente hasta el 2019, hizo los cambios de gabinete y del consejo de ministros en medio de la crisis interna que ha generado un reclamo de la oposición por el recuento de votos, tras unos cruciales comicios que ganó por estrecho margen. Dejó fuera de la cartera de Finanzas a Jorge Giordani, uno de los ideólogos de los complejos controles de cambio y de precios que llevan ya una década. “Tenemos que controlar la inflación, los factores especulativos que inciden en la formación de precios, garantizar más productos nacionales, una economía que pueda moverse en la coyuntura”, dijo Maduro.

En su reemplazo en el despacho de Finanzas fue designado Nelson Merentes, quien venía conduciendo el Banco Central y que tiene ahora además el cargo de vicepresidente económico, una función que se ejecuta dentro del consejo de ministros. “Tengo gran confianza en Nelson Merentes, nos conocemos desde hace muchos años (…) Vamos a fortalecer Cadivi, la Sicad y todos los mecanismos que sean necesarios”, añadió en referencia a los instrumentos que maneja el Gobierno para administrar el férreo control de divisas.

Giordani, un reservado académico marxista y peso pesado de la administración del fallecido Hugo Chávez, se hará cargo únicamente de la Planificación económica de Venezuela. En Venezuela, el país con las mayores reservas de crudo del mundo, conviven un Estado con alto control de la economía y un debilitado sector privado, que ha ido mermando su capacidad ante la oleada de nacionalizaciones y una creciente burocracia.

En la renovación del gabinete fue ratificado Rafael Ramírez como ministro de Petróleo y Minería, un cargo de alta relevancia al manejar 9 de cada 10 dólares que ingresan a la economía local a través de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Maduro realizó en total 17 cambios de ministros en 31 ministerios, lo que contrasta con el estilo de Chávez, su “padre político”, que casi siempre dosificaba los cambios y prefería los enroques.”(Queremos) un gobierno más socialista, más humano”, justificó Maduro.

El candidato opositor a la presidencia en las elecciones del 14 de abril, Henrique Capriles, desmeritó los nombramientos en la red social Twitter y dijo que el enroque de funcionarios acusados de burócratas o corruptos a otros ministerios es “más de lo mismo”.

El flamante presidente, que intenta sortear la turbulencia política generada por las elecciones, designó a varios jefes militares como secretarios de Estado y agradeció a las Fuerzas Armadas por el apoyo que le brindaron desde que Chávez lo escogió como heredero político.

También ratificó como ministro de Defensa a Diego Molero, quien ha sido blanco de las críticas opositoras por mostrarse a favor del partido socialista durante las elecciones, pero designó al general Wilmer Barrientos al mando de un nuevo organismo de seguridad de Estado para proteger el vulnerable sistema eléctrico.

Fuente: Reuters