En medio de la incertidumbre por la salud del presidente Hugo Chávez, el oficialismo y la oposición mantienen su enfrentamiento en torno a lo que deberá suceder desde el punto de vista constitucional si el mandatario continúa internado en Cuba.

“La juramentación es un formalismo”, señaló la procuradora de Venezuela, Cilia Flores, para quien violentar la constitución sería “irrespetar la decisión que el pueblo venezolano tomó en las elecciones presidenciales del pasado 7 de octubre”. En ese sentido, el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) convocó al pueblo a concentrarse el 10 de enero en las afueras del Palacio de Miraflores, en Caracas, en apoyo al presidente de la República, Hugo Chávez.

Sin embargo, la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) sostiene que “en caso de que el presidente electo no pueda acudir ese día (el 10 de enero) a la juramentación por razones relacionadas con su enfermedad, no puede existir un vacío y por tanto debe encargarse temporalmente de la presidencia de la República el presidente de la Asamblea Nacional”.