“Estamos discutiendo las alternativas y toda la planificación”, comentó el CEO de Vale, Murilo Ferreira, quien aseguró que el plan original de la empresa era continuar adelante con el proyecto en Mendoza, del que finalmente desistió.

La brasileña Vale, la segunda mayor minera del mundo, suspendió en marzo su proyecto de 6.000 millones de dólares en la provincia andina de Mendoza tras no recibir facilidades tributarias y de cambio para compensar un fuerte aumento de los costos. La retirada de Vale fue pactada a fines de abril tras tensas negociaciones.

Potasio Río Colorado pretendía convertir a Argentina en un importante exportador de potasa a las puertas de Brasil, una potencia agrícola que actualmente importa el mineral para producir fertilizantes desde lugares tan remotos como Canadá o Jordania.

Vale puede mantener por hasta cuatro años la concesión para explotar la mina de potasio e intentará vender el proyecto para recuperar los más de 2.000 millones de dólares invertidos en el tendido de una vía de tren hasta el Atlántico y la construcción de una terminal portuaria.

Fuente: Reuters