Uno de los responsables del atentado con bomba contra la Maratón de Boston, Dzhokhar Tsarnaev, fue condenado a muerte por ayudar a perpetrar el ataque del 15 de abril de 2013 que provocó la muerte de tres personas e hirió a 264.

Tsarnaev-in-white-hat

Tras 15 horas de deliberaciones, el jurado federal votó por la muerte por inyección letal para Tsarnaev, de 21 años, sobre la otra única opción: cadena perpetua sin posibilidad de salir en libertad.

El mismo panel halló culpable el mes pasado al checheno de colocar dos ollas a presión con bombas caseras en su interior en la atestada línea de meta de la célebre competencia el 15 de abril del 2013, al igual que de matar a tiros a un policía.

El atentado fue uno de los ataques más impactantes en suelo estadounidenses desde el 11 de septiembre del 2001.

Durante 10 semanas de testimonio, el jurado escuchó a cerca de 150 testigos, incluidas personas cuyas piernas fueron mutiladas por la metralla que había en las bombas.

William Richard, padre de una de las víctimas, Martin Richard, describió la terrible decisión de tener que dejar morir a su hijo de 8 años por sus heridas para poder salvar la vida de su hija Jane, que perdió una pierna pero sobrevivió.

Los fiscales describieron a Tsarnaev como un seguidor de las visiones militantes islamistas de al Qaeda, que coordinó el ataque en represalia por las campañas militares estadounidenses en países con mayoría musulmana.

Los abogados defensores abrieron el juicio el 5 de marzo reconociendo que Tsarnaev cometió todos los crímenes de los que estaba acusado.

No obstante, argumentaron que su cliente era una parte menor de una trama dirigida por su hermano mayor Tamerlan, de 26 años, que murió tras un tiroteo posterior al atentado.

Fuente: Reuters Latinoamérica