Siria aceptó la propuesta de entregar sus armas químicas, lo que frenaría la intervención militar de EE.UU.

La iniciativa diplomática rusa, que aparentemente surgió de unas declaraciones improvisadas del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, marca un cambio repentino después de semanas en las que Occidente pareció finalmente dirigirse hacia una intervención en una guerra que ya lleva dos años y medio.

Francia dijo que presentará un borrador de resolución ante el Consejo de Seguridad para que Siria entregue sus armas químicas, amenazando con consecuencias “extremadamente serias” si Siria violara esas condiciones.

Los rebeldes sirios reaccionaron con profunda consternación a la propuesta, que podría evitar una acción militar estadounidense para castigar a las fuerzas del presidente Bashar al-Assad por un ataque con gas venenoso que causó la muerte de cientos de personas en suburbios de Damasco el mes pasado.

El presidente estadounidense, Barack Obama, para quien la propuesta provee una manera de evitar los impopulares ataques días antes de una votación en el Congreso, dijo que podría ser un “avance”.

Pero el martes la Casa Blanca aclaró que Obama continuará con su plan de pedir al Congreso aprobación para el uso de la fuerza militar en Siria.

“Lo que el presidente dijo anoche refleja dónde estamos esta mañana: vemos esto como un desarrollo potencialmente positivo y vemos esto como un resultado claro de la presión que se ha ejercido sobre Siria”, dijo Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca, al canal de televisión MSNBC.

La agencia de noticias rusa Interfax citó al ministro de Relaciones Exteriores sirio, Walid al-Moualem, de visita en Moscú, diciendo que Damasco había acordado la iniciativa rusa porque “removería los argumentos para una agresión estadounidense”.

Fuente: Reuters