El presidente Enrique Peña Nieto y líderes de los tres principales partidos políticos mexicanos firmaron un acuerdo para impulsar reformas orientadas a fortalecer la democracia, combatir las desigualdades sociales y promover el crecimiento económico del país.

En el segundo día de ejercicio de la presidencia, Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y los líderes del conservador Partido Acción Nacional (PAN) y del centroizquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) suscribieron el denominado “Pacto por México”.

“La importancia de este pacto es que los partidos, siguiendo sus agendas políticas, han decidido privilegiar coincidencias y ponerlas por escrito el pacto le da estabilidad, certeza y rumbo a México”, dijo Peña Nieto en la ceremonia de firma, que describió como un “encuentro inédito” en la política mexicana. El pacto contempla cinco líneas de acción en los terrenos de derechos y libertades, crecimiento económico y competitividad, seguridad y justicia, transparencia y combate a la corrupción, y gobernabilidad democrática.

El documento fue signado en el histórico castillo de Chapultepec por el presidente y por los líderes del PRI, Cristina Díaz; del PAN, Gustavo Madero, y del PRD, Jesús Zambrano. Sin embargo, en este último partido, se desató un fuerte debate interno y la Comisión Política del PRD sostuvo que Zambrano firmó el pacto a “título personal” y aclaró que esa decisión no contó con el aval de ninguna de las instancias de dirección de esa fuerza política.