Las dos centrales hidroeléctricas sumarán una potencia total de 1.740 Mw, el 13% de la potencia media del país, y aportarán 5.000 Gwh/año, el 5% de la energía anual del país. El plazo de las obras es de cinco años y la industria nacional deberá aportar como mínimo el 30% de los elementos que constituyen la represa.

El primero de los grupos interesados en las represas está conformado por las empresas locales Electroingeniería e Hidrocuyo S.A., junto con la china Gezhouba Group Company Limited (responsable del 70% de Tres Gargantas, la hidroeléctrica más grande del mundo).

El segundo compromiso, de UTE (unión transitoria de empresas), incluye a la argentina Pescarmona y las brasileñas Odebrecht (sucursal local) y Alston Brasil Energía y Transporte.

Conforman el tercer grupo las firmas nacionales José Cartellone, Comercial del Plata Constructora y Rovella Carranza S.A., con la coreana Hyundai Engineering Construction y la brasileña Constructora Oas.

El cuarto grupo está compuesto por las empresas argentinas Helport S.A., Panedile S.A., Eleprint S.A. e Hidroeléctrica Ameghino S.A., junto a las españolas Isolux Proyectos e Instalaciones e Isolux Ingeniería.

Por último, integran el quinto oferente las locales Iecsa S.A., Austral Construcciones S.A., Chediack S.A. y Esuco S.A., con la empresa china Sinohydro Group Ltd. (que construyó 30% de la planta de Tres Gargantas).