Un juzgado de Madrid se declaró competente para intervenir una demanda de Repsol en contra de YPF, con la que la petrolera española intenta evitar que la empresa argentina llegue a acuerdos con compañías internacionales para invertir en Vaca Muerta.

Según la sentencia del 5 de julio, el juzgado mercantil número 1 de Madrid desestimó un presentación de febrero de YPF, que argumentó que los tribunales españoles no tenían jurisdicción para tratar el caso, en el que Repsol demanda a la petrolera argentina nacionalizada por competencia desleal por ofrecer los activos del yacimiento Vaca Muerta a terceros. El juez dijo que va a proceder a iniciar los trámites para acumular en el procedimiento las demandas presentadas por Repsol contra Bridas y Chevron, por preacuerdos con YPF para invertir 1.500 millones de dólares en la explotación de Vaca Muerta. Si bien las consecuencias del auto no están claras todavía y la resolución del caso podría demorarse años, se trata de un pequeño paso que podría entorpecer el avance de esas operaciones.

En Buenos Aires, un portavoz de YPF le restó relevancia a la decisión judicial. “La misma no resuelve el fondo de la cuestión. A partir de ahora comenzará la discusión judicial sobre el fondo de la cuestión, cuyos efectos se circunscriben exclusivamente al mercado español”, explicó.

La petrolera española ha iniciado una intensa actividad en los tribunales, tanto en España como en Estados Unidos e Inglaterra, para intentar bloquear las negociaciones de YPF con petroleras internacionales para que inviertan en el yacimiento de Vaca Muerta, luego que el Gobierno argentino expropió su filial en el país en mayo del año pasado.

Repsol ha presentado además una demanda en el tribunal de arbitraje internacional del CIADI en la que reclama una compensación de 10.500 millones de dólares por la nacionalización.

Vaca Muerta posee, según estimaciones, 23.000 millones de barriles equivalentes de petróleo pero para su explotación son necesarias inversiones que rondarían los 25.000 millones de dólares anuales, un desembolso que Argentina no puede costear actualmente.

Tras desestimar la petición de YPF, el juez deberá pronunciarse sobre la petición de Repsol para paralizar los acuerdos de Bridas y Chevron con la petrolera argentina para explotar Vaca Muerta.

La estrategia de Repsol está encaminada a presionar a los competidores de la petrolera argentina para evitar que inviertan en Vaca Muerta y forzar al Gobierno sudamericano a pagar una compensación que satisfaga sus intereses.

Recientemente, Repsol dijo que rechazó una oferta de Argentina, pese a que el Gobierno de la presidenta Cristina Fernández negó que hubiera hecho propuesta alguna.

Según la petrolera española, se le ofreció una participación minoritaria en un consorcio que tendría la propiedad de una parte del yacimiento Vaca Muerta.

Los activos ofrecidos (bonos soberanos argentinos y la participación en Vaca Muerta) estaban valorados en 5.000 millones de dólares, aunque no eran líquidos y tenían que ser reinvertidos en el país.

Repsol, pese a que rechazó la oferta, mostró su disposición a negociar una indemnización.

Fuente: Reuters