Corea del Norte cerró el acceso de Corea del Sur a una zona industrial conjunta que genera 2000 millones de dólares al año en comercio para el régimen de Pyongyang.

La medida marca una escalada en el distanciamiento de hace meses de Pyongyang con Seúl y Washington. El martes, Corea del Norte dijo que reiniciaría un reactor nuclear paralizado, lo que generó críticas de la comunidad internacional, incluso de China, su principal benefactor y aliado diplomático.

En Pekín, el viceministro de Relaciones Exteriores de China se reunió con los embajadores de Estados Unidos y ambas Coreas para expresar “seria preocupación” por la situación en la península coreana, según informó la cartera, en una señal de creciente preocupación debido a los eventos que se están saliendo de control.

Corea del Sur reclamó que Pyongyang permita el acceso al Parque Industrial Kaesong, que se encuentra dentro de Corea del Norte. Seúl indicó que Corea del Norte permitiría que los aproximadamente 800 gerentes y trabajadores surcoreanos de la fábrica que se encuentran en la planta regresen a sus casas, aunque agregó que sólo 36 habían optado por hacerlo el miércoles, lo que indica que las fábricas aún estaban operando.

Quienes permanecen en la zona están allí por elección, pero podrían quedarse sin alimentos debido a que todos los suministros que se necesitan suelen llegar en camión desde Corea del Sur, dijo el Ministerio de Unificación, que maneja los asuntos de Seúl con Pyongyang. “Si este problema es prolongado, el Gobierno es consciente de que podría producirse una situación así”, dijo a periodistas el portavoz del ministerio, Kim Hyung-suk, al ser consultado sobre la escasez de alimentos.

El parque industrial no ha detenido sus operaciones formalmente desde que fue inaugurado en agosto del 2000 como parte de los esfuerzos para mejorar las relaciones entre las dos Coreas. Alberga 123 empresas y emplea a 50.000 norcoreanos y cientos de surcoreanos que producen bienes como indumentaria.

Fuente: Reuters – Imagen: Russia Today (RT)