En la Basílica de Nuestra Señora de Aparecida, el Papa Francisco alertó a los jóvenes sobre los “ídolos pasajeros”, como el dinero y el placer, que “se ponen en el lugar de Dios”.

“¡Qué alegría venir a la casa de la Madre de todo brasileño”, dijo Francisco en portugués, en su primer viaje al extranjero desde su elección en marzo. “Tengamos una visión positiva de la realidad”, dijo en su homilía. “Demos aliento a la generosidad que caracteriza a los jóvenes, ayudémoslos a ser protagonistas de la construcción de un mundo mejor: son un motor poderoso para la Iglesia y para la sociedad”. “Es cierto que hoy en día, todos un poco, y también nuestros jóvenes, sienten la sugestión de tantos ídolos que se ponen en el lugar de Dios y parecen dar esperanza: el dinero, el éxito, el poder, el placer”, añadió.

Unos 5.000 soldados y policías fueron desplegados en los alrededores del santuario, donde las fuerzas de seguridad encontraron el fin de semana un explosivo casero de bajo poder en el baño de un estacionamiento. Helicópteros militares sobrevolaban el miércoles el lugar y había francotiradores en los tejados.

Aparecida es visitada anualmente por más de 10 millones de fieles brasileños. Juan Pablo II y Benedicto XVI peregrinaron también al santuario para venerar una pequeña imagen de la Virgen María que, según cuenta la tradición, fue encontrada en el siglo XVIII por unos pescadores.

Fuente: Reuters