La petrolera venezolana selló un entendimiento con Reliance Industries Ltd. de la India para la eventual explotación conjunta del bloque Ayacucho 8, en la Faja del Orinoco.  Por su parte, la rusa Lukoil venderá su participación en el bloque Junín 6.

El pasado 10 de octubre, PDVSA y la mayor empresa privada de la India, Reliance Industries Limited (RIL), suscribieron un entendimiento para la evaluación del proyecto de explotación conjunta del bloque Ayacucho 8, en la Faja del Orinoco. Ambas compañías habían acordado en agosto la ampliación de sus relaciones comerciales, con la posibilidad de exportación de hasta 400 mil barriles diarios de petróleo. Actualmente Venezuela envía a India 270 mil barriles diarios, bajo contratos de corto plazo.

Siete días antes, la rusa Lukoil oficializó su decisión de desprenderse de su participación en el consorcio que explota el bloque Junín 6, en la misma Faja del Orinoco, y que integran otras dos petroleras rusas (Rosneft y Gazpromneft). Las tres petroleras rusas controlan el 40% de la sociedad Petromiranda -que explota el bloque Junín 6- y son socias de PDVSA (60%). Se especula que las acciones de Lukoil podrían quedar en manos de Rosneft.

Antes de la salida de Lukoil, ya habían abandonado sus actividades en la Faja del Orinoco otras cinco empresas internacionales: ConocoPhilips, Exxon, PetroCanada, OPIC -que no aceptaron migrar sus contratos y constituir emrpesas mixtas con PDVSA tras la reforma legislativa de 2007- y, en las últimas semanas, hizo lo propio la malaya Petronas.