El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó que una vez que su país y la Unión Europea (UE) logren sellar el acuerdo comercial que negocian actualmente, la exportación de gas natural licuado (GNL) a Europa será “mucho más fácil”.

“Una vez tengamos el acuerdo comercial con la UE, las licencias de exportación para gas natural estadounidense licuado para Europa serán mucho más fáciles”, señaló Obama en la rueda de prensa tras la cumbre entre Estados Unidos y los máximos representantes de la UE. “Ello es algo obviamente relevante en el clima geopolítico actual”, afirmó el mandatario estadounidense en referencia a la crisis ruso-ucraniana y a la dependencia de Europa del gas ruso. La próxima semana los responsables de Energía de EEUU y de la UE, así como los jefes de la diplomacia estadounidense y comunitaria, John Kerry y Catherine Ashton, respectivamente, se reunirán en el marco del diálogo energético bilateral.

El presidente de EEUU recalcó que su país disfruta de “algunas fuentes energéticas adicionales”, gracias en parte a la tecnología que ha desarrollado, y ha “autorizado ya la exportación diaria de tanto gas natural como el que usa Europa cada día”. Explicó que este gas va al mercado, a empresas privadas que adquieren las licencias y deciden a dónde se traslada, por lo que ahora la cuestión es si “podemos encontrar vías que nos permitan acelerar este proceso de diversificación”, al más alto nivel y en el nivel de los ministros de Energía “Se trata de algo con lo que estamos muy comprometidos, porque es bueno para Europa y bueno para Estados Unidos. Es algo que no ocurre de la noche a la mañana, pero (la crisis ruso-ucraniana) evidencia la necesidad de que tenemos que actuar ahora con sentido de urgencia”, subrayó Obama.

En su opinión, Europa debe buscar vías adicionales para diversificar su energía y para ello podría ser útil mirar sus propios activos, además de los que pueda proporcionarle EEUU. “Estados Unidos como fuente (energética) es una posibilidad” para aliviar la dependencia europea del gas ruso, señaló el presidente estadounidense, pero advirtió de que no hay una única solución fácil y barata para lograr una mayor independencia del gas ruso. Cada posible fuente de energía tiene sus pros y contras, afirmó Obama, al tiempo que recordó que si bien su país disfruta de unos recursos adicionales, también ha tenido que tomar sus decisiones y éstas no siempre son fáciles, sino que más bien implican dificultades y retos en el desarrollo energético. “Europa va a tener que pasar por esta conversación también”, afirmó.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, por su parte, dijo que Europa tiene ya proyectos de diversificación de energía en marcha, pero calificó de “buenas noticias que EEUU esté poniendo su gas de esquisto en el mercado”.