El príncipe Guillermo Alejandro se convirtió en el primer rey holandés en más de 120 años, al suceder a su madre Beatriz tras su abdicación. La reina consorte es la argentina Máxima Zorreguieta.

“Querida madre: hoy has abdicado tras 33 años en el trono en los que te agradecemos todo lo que has hecho. En nombre de la reina (Máxima) y yo les agradezco todo el apoyo prestado a la corona”, dijo el nuevo rey Guillermo Alejandro, de 46 años, en tono solemne, pero muy conmovido al saludar desde el balcón del Palacio. La reina Beatriz se despidió de la nación en un discurso televisado el lunes 29 de abril por la noche. El martes 30, Día de la Reina, es tradicionalmente un día de celebración en Holanda, aunque en esta ocasión el festejo tuvo como trasfondo la coronación del nuevo monarca.

La realeza es muy popular en el país, ya que el 78 por ciento de la población holandesa está a favor de la monarquía, según un sondeo de Ipsos. Sin embargo, se les ha despojado de su influencia política, y ya no designan al mediador que lleva a cabo las negociaciones preliminares cuando hay que formar coaliciones de Gobierno.

Fuente: Reuters y RFI