Las autoridades de Kenia mantienen detenidos a ocho sospechosos en relación con el ataque del fin de semana al centro comercial de Nairobi.

El grupo islámico somalí al Shabaab dijo que sus “guerreros” atacaron el sábado el centro comercial, manteniéndolo tomado durante cuatro días en una incursión que provocó la muerte de 67 civiles y miembros de las fuerzas de seguridad. El Gobierno dijo que también murieron cinco militantes.

Al Shabaab dijo que lanzó el operativo como una demanda a Kenia para que retire a sus soldados de Somalia, donde ingresaron en 2011 con el propósito de atacar al grupo acusado de ataques y secuestros en el área norteña y costera de Kenia. El presidente Uhuru Kenyatta ha dicho que Kenia no retirará a sus efectivos de Somalia.

“La policía mantiene detenidos a ocho sospechosos, mientras busca desenmascarar el rostro detrás del ataque terrorista. Otros tres fueron interrogados y liberados”, dijo el ministro del Interior, Joseph Ole Lenku, en una conferencia de prensa. Agregó que los sospechosos estaban detenidos bajo las leyes antiterroristas, lo que significa que podrían permanecer bajo custodia “por períodos más largos antes de ser procesados en la corte”, aunque no dio detalles.

Ole Lenku reiteró la decisión de Kenia de no retirarse de Somalia, citando una misión de “seguridad nacional”. “La amenaza no ha sido eliminada y, por lo tanto, continuaremos tomando acciones en ese frente hasta que nuestra seguridad y los intereses en el país estén protegidos”, declaró.

El ministro dijo que no existían reportes oficiales de personas aún desaparecidas desde el ataque. La Cruz Roja de Kenia afirmó previamente que decenas de habitantes aún no habían sido encontrados.

Ole Lenku dijo que los investigadores, quienes determinarán la identidad de los atacantes, revisaban los escombros del centro comercial donde tres pisos colapsaron después de una serie de explosiones y un incendio. Agregó que estaban haciendo “buenos progresos”.

Fuente: Reuters