La ceremonia tuvo lugar en la Asamblea Nacional y no contó con la presencia de la oposición, que no reconoce la ajustada victoria del chavismo en los comicios del domingo 14 de abril.

Maduro recibió la banda presidencial de manos de una de las hijas de su fallecido mentor Hugo Chávez, cuando la autoridad electoral aún prepara una auditoría de los votos para superar la crisis política del país petrolero. “Lo juro hoy, 19 de abril, por el legado eterno de los Libertadores, por Dios, por Cristo redentor, por el pueblo de Venezuela, por la memoria eterna del comandante supremo (Chávez), que cumpliré y haré cumplir esta Constitución”, dijo.

Minutos después un desconocido interrumpió su discurso al treparse al estrado y arrebatándole el micrófono. El joven de chaqueta roja intentó pedirle ayuda al mandatario antes de ser capturado. “Ha fallado la seguridad totalmente, pudieron darme un tiro aquí fácilmente”, se quejó Maduro tras atravesar el momento de extrema tensión ante una veintena de mandatarios.

Una parte de la ciudad celebraba asunción con estruendosos cohetes y la otra batía cacerolas en protesta. Capriles pidió que durante la asunción de Maduro, sus seguidores pusieran música de salsa y batieran cacerolas a todo volumen.”Que se oiga ese Salserolazo en toda Venezuela! La voz del Pueblo! El Gobierno ‘mientras tanto'”, escribió Capriles en la red social Twitter.

Fuente: Reuters