El empresario tabacalero, de 56 años, tiene un polémico pasado en el ámbito privado. Se afilió al Partido Colorado recién en 2009. Asumirá la Presidencia el próximo 15 de agosto.

Horacio Cartes proviene de una familia de emprendedores. Su padre, Ramón Telmo Cartes, fue representante de Cessna para el Paraguay. Tras concluir sus estudios secundarios en Paraguay, el actual candidato presidencial colorado estudió en Tulsa (Oklahoma) y realizó una pasantía en la planta de Cessna en Wichita (Kansas). En 1989 comenzó sus actividades en el sector financiero paraguayo y fundó Cambios Amambay, que en 1992 se transformó en el Banco Amambay, que actualmente es una de las mayores entidades financieras del país.

Tiene también inversiones en el sector tabacalero, a través de Tabacalera del Este S.A., Tabacos del Paraguay S.A. y la Compañía Agrotabacalera del Paraguay S.A., y también ha incursionado en la fabricación de gaseosas y en la actividad ganadera. En 2001 se hizo cargo de la conducción del club de fútbol Libertad, con el que logró un histórico tricampeonato en 2006, 2007 y 2008. Es también director de Selecciones de la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF).

Su pasado está salpicado de una serie de escándalos, que incluyen un ingreso a la cárcel tras unos famosos negociados con divisas preferenciales ocurridos en la década de los 80, todavía en la época de la dictadura del fallecido general Alfredo Stroessner. Por otra parte, varias publicaciones de la prensa local han mencionado que el candidato colorado realizó negocios con un conocido hombre de frontera de origen brasileño, Fahd Jamil, afincado en la ciudad paraguaya fronteriza de Pedro Juan Caballero, y en su momento considerado como uno de los principales capos mafiosos de la zona.

Otro caso ventilado profusamente por los opositores a Cartes se refiere a la incautación en el 2000 de una aeronave que transportaba marihuana y cocaína, que según las primeras publicaciones se encontraba en una propiedad del actual candidato colorado. La policía, sin embargo, aclaró posteriormente que la aeronave se encontraba a algunos metros fuera de la mencionada propiedad, y Cartes niega toda vinculación con estas operaciones.