El 98,8 por ciento de los votantes en el referéndum convocado por el gobierno isleño se pronunció a favor de mantener el actual estatus colonial británico.

La Cancillería argentina acusó a las autoridades británicas de “intentar tergiversar” la controversia que mantiene con nuestro país “en lugar de resolverla”. “El Reino Unido carece de derecho alguno a pretender alterar el estatuto jurídico de esos territorios, aún con el disfraz de un hipotético referéndum“, señaló el comunicado oficial. “En lugar de cumplir con sus obligaciones internacionales reanudando negociaciones con la Argentina para resolver esa controversia, la parte británica –en una actitud claramente demostrativa de la falta de fundamentos para sus pretensiones y sobre todo carente de buena fe– procura introducir elementos orientados a distorsionar, cambiando la definición que el derecho internacional hace de esa controversia, que se refleja en reiterados pronunciamientos de la comunidad internacional”, añadieron desde el Palacio San Martín.