El Gobierno anunció el aumento del corte del gasoil con biodiesel del 8 al 10 por ciento y el corte obligatorio del gas oil en las usinas con biodiesel al 10 por ciento, en forma escalonada desde enero de 2014, para contrarrestar las trabas arancelarias de la UE.

La medida responde a una propuesta de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), ante las trabas arancelarias europeas. El corte obligatorio de gasoil con un 9 por ciento de biodiesel entrará en vigencia el 1° de enero de 2014, en tanto que a partir del 1° de febrero se incrementará al 10 por ciento. “El biodiesel que nosotros producimos es más barato que el gasoil que importamos, lo que constituye una buena oportunidad para reactivar al sector y ahorrar divisas”, aseguró a Télam el presidente de Carbio, Luis María Zubizarreta.

“El costo de la energía -señaló el ministro Julio De Vido- es el más barato de Latinoamérica, con exclusión de Bolivia y Venezuela, porque en la Argentina se mantuvieron valores no sólo populares, sino que se dio competitividad a la industria a partir de esos costos”. De Vido descartó, por otra parte, que las empresas generadoras y distribuidoras sufran mermas de rentabilidad y resaltó a la vez que no hubo cortes generalizados de electricidad.