Siete personas perdieron la vida en tiroteos en la ciudad de Suez, en el segundo aniversario de la revuelta que derrocó a Hosni Mubarak.Uno de los muertos era un agente de la policía, dijeron médicos. Otras 456 personas resultaron heridas en hechos de violencia en todo el país, dijeron funcionarios.

El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, dijo que el Estado no dudaría en “perseguir a los criminales y entregarlos a la justicia”. En una declaración, también pidió a los egipcios que respeten los principios de la revolución al expresar sus opiniones de forma pacífica. Se desataron batallas callejeras en El Cairo, Alejandría, Suez y Puerto Said, donde las oficinas del partido político de los Hermanos Musulmanes -que apoya al presidente Mohamed Mursi- fueron quemadas.

Miles de opositores al presidente Mohamed Mursi y a los Hermanos Musulmanes se congregaron en la Plaza Tahrir de El Cairo -la cuna del levantamiento contra Mubarak- para revivir las demandas de una revolución que, dicen, ha sido saboteada por los islamistas.

El aniversario del 25 de enero dejó al descubierto la división entre los islamistas y sus enemigos seculares, que obstaculiza los esfuerzos de Mursi por impulsar una economía estancada y revertir un desplome de la moneda egipcia atrayendo de vuelta a turistas e inversores.

El viernes 25 de enero, antes del amanecer, policías combatieron contra manifestantes que lanzaron bombas mólotov y petardos mientras intentaban aproximarse a un muro que bloqueaba el acceso a edificios del Gobierno cerca de la Plaza Tahrir.

La policía también disparó gases lacrimógenos para dispersar a decenas de manifestantes que intentaron escalar las barreras con alambres de púas que protegen el palacio presidencial en El Cairo, dijeron testigos.

Otros manifestantes invadieron las oficinas de gobernadores provinciales en Ismailia, al este de El Cairo, y de Kafr el-Sheikh, en el delta del Nilo.

En la Plaza Tahrir, los manifestantes repitieron los gritos del histórico levantamiento de 18 días del 2011. “El pueblo quiere hacer caer al régimen”, vociferaron. “¡Fuera! ¡Fuera! ¡Fuera!”, gritaron otros mientras marchaban hacia la plaza.

Fuente: Reuters