Siete muertos y 770 heridos es el saldo de los enfrentamientos entre opositores y partidarios del jefe de Estado egipcio, Mohamed Mursi, que se registraron en torno al palacio presidencial.

El enfrentamiento directo entre partidarios y opositores a Mursi, que hasta ahora habían evitado manifestarse en el mismo lugar, llega diez días después de la convocatoria de un referéndum, el 15 de diciembre, sobre el polémico proyecto de nueva constitución que divide el país. La oposición denuncia el giro autoritario del presidente y pide la anulación de un decreto que amplía considerablemente sus poderes.

En Bruselas, la secretaria de Estado nortamericana, Hillary Clinton, dijo que “los incidentes a los que estamos asistiendo demuestran la necesidad urgente de diálogo” entre los dos campos rivales.