Al menos 525 persoans murieron cuando cientos de seguidores de los Hermanos Musulmanes de Egipto atacaron un edificio gubernamental El Cairo y lo incendiaron, lo que desató la furia de las fuerzas de seguridad.

 

En Alejandría, la segunda mayor ciudad de Egipto, cientos marcharon para protestar por la violenta operación del miércoles contra campamentos de los Hermanos Musulmanes en la capital, provocando enfrentamientos en todo el país, en los que al menos 525 personas perdieron la vida y miles resultaron heridos. “Volveremos por el bien de nuestros mártires”, cantaban los manifestantes. Demandaban la restitución del ex presidente Mohamed Mursi, quien fue depuesto por el Ejército hace seis semanas después de manifestaciones masivas en su contra y cuyo derrocamiento desató una crisis que ha polarizado al país árabe más poblado del mundo.

El portavoz de los Hermanos Musulmanes, Gehad El-Haddad, dijo a Reuters que la furia dentro del movimiento, que tiene millones de seguidores, estaba “fuera de control”. “Después de los golpes y arrestos y matanzas que estamos enfrentando, las emociones están demasiado elevadas como para ser guiadas por alguien”, declaró. Los Hermanos Musulmanes llamaron a sus seguidores a marchar en El Cairo el jueves más tarde, mientras que las procesiones funerarias de los muertos probablemente serán nuevos puntos de conflicto en los próximos días.

Fuente: Reuters