El nuevo mandatario iraní mostró su voluntad para poner fin a la disputa por el programa nuclear y llamó a las autoridades de EE.UU. al diálogo para reducir el “antagonismo y la agresión”.

La esperanza de una resolución diplomática aumentaron con el triunfo de Rouhani sobre rivales conservadores en junio, cuando los votantes reemplazaron al político de línea dura Mahmoud Ahmadinejad con un clérigo cuyo lema es “moderación”, pero que aún sigue siendo en gran medida un miembro de la República Islámica de Irán. “El único modo de interactuar con Irán es el diálogo en condiciones de igualdad, desarrollo de confianza y respeto mutuo, al igual que reducir el antagonismo y la agresión” dijo Rouhani en un discurso tras jurar el cargo en el Parlamento. “Si quieren la respuesta correcta, no hablen con Irán en el lenguaje de las sanciones, hablen en el lenguaje del respeto”, agregó.

“La toma de mando del presidente Rouhani presenta una oportunidad para que Irán actúe rápidamente para resolver las profundas preocupaciones de la comunidad internacional sobre el programa nuclear de Irán”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en un comunicado. “Si este nuevo Gobierno opta por comprometerse sustantivamente y seriamente para cumplir con sus obligaciones internacionales y encontrar una solución pacífica a este tema, encontrará a un socio dispuesto en Estados Unidos”, agregó.

Fuente: Reuters