Con el 56,9% de los sufragios escrutados, el presidente y candidato de Alianza País obtuvo el 56,9%, frente a cerca del 23,1% del segundo colocado, el exbanquero Guillermo Lasso.

Tan pronto como conoció los primeros datos el mandatario salió al balcón del palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo, para agradecer a los cientos de personas congregados en la Plaza de la Independencia, que lo apoyaban con gritos y ondeando banderas. “Esta revolución no la para nada ni nadie”, les dijo.

Lasso, para quien era la primera campaña electoral, reconoció la derrota y se autodenominó “el segundo líder político” del país. “Esta noche 17 de febrero inauguramos la oposición en el Ecuador”, añadió.

Los resultados preliminares son un jarro de agua fría en particular para el expresidente Lucio Gutiérrez y el magnate bananero Álvaro Noboa, que con un 6% y un 3,7% del voto respectivamente, obtuvieron un apoyo muy inferior que en los comicios anteriores.

En una rueda de prensa, Correa aseveró que una de las grandes derrotadas hoy “fue la prensa mercantilista, que tomó partido en esta campaña de manera descarada”.

El presidente critica en prácticamente todas sus intervenciones a los grandes medios privados, a los que acusa de mentir en función de sus intereses empresariales.

El mandatario dijo que el pueblo ecuatoriano le ha dado “una oportunidad única e histórica” para cambiar el país y adelantó que impulsará un proyecto de ley de comunicación en la Asamblea Nacional para regular los “excesos” de la prensa.

Fuente: EFE