El ministro de Defensa de Israel, Moshe Yaalon, provocó una inusual condena por parte de EE.UU. luego de calificar de “mesiánica y obsesiva” la búsqueda de paz entre palestinos e israelíes impulsada por John Kerry.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, que ya ha tenido algún roce con Estados Unidos por la construcción de edificios en tierras ocupadas en las que los palestinos quieren establecer un Estado, intentó evitar una crisis mayor con su más cercano aliado por las declaraciones del ministro Moshe Yaalon.

“El secretario de Estado John Kerry, quien ha venido a nosotros determinado y está actuando con una obsesión incomprensible y un sentimiento mesiánico, no me puede enseñar nada sobre el conflicto con los palestinos”, declaró Yaalon en una reunión a puertas cerradas, según un reporte del Yedioth Ahronoth, el periódico más vendido en Israel.

“Lo único que puede salvarnos es que Kerry gane el premio Nobel y nos deje en paz”, agregó.

Kerry ha liderado una ofensiva diplomática en las últimas semanas para persuadir a Israel y a los palestinos -que en julio reanudaron negociaciones para establecer un Estado propio luego de una pausa de tres años- a que acepten una propuesta básica que aborda los temas centrales de su conflicto.

En una fuerte respuesta a Yaalon, la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, dijo que si eran ciertas las declaraciones habían sido “ofensivas e inapropiadas, en particular dado todo lo que está haciendo Estados Unidos para apoyar las necesidades de seguridad de Israel”.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, realizó una declaración similar condenando los comentarios de Yaalon.