El Banco Central de Chipre impuso un límite al retiro de efectivo de 100 euros diarios en los cajeros de los dos mayores bancos para evitar una fuga de capitales en la isla.

Un portavoz del segundo mayor prestamista del país, el Banco Popular de Chipre, que hasta ahora había limitado esta cifra a 260 euros, dijo que la nueva medida estaría en vigor hasta que vuelva a abrir sus puertas, algo previsto para el martes 26 de marzo, o hasta que se confirme que seguirán recibiendo financiación de emergencia del Banco Central Europeo.

Un funcionario gubernamental que no quiso ser identificado dijo que la medida se aplicaría a todos los bancos de la isla, una decisión que llega mientras en Bruselas se negociaba para conseguir un acuerdo de última hora que evitara el colapso financiero de Chipre.

Los ministros de Finanzas de los 17 países del euro celebraban una reunión después de las negociaciones con el presidente chipriota, Nicos Anastasiades, que acudió a la capital comunitaria con “una tarea muy difícil” si quiere salvar la economía de la isla mediterránea, dijo un portavoz gubernamental.

Chipre afronta un ultimátum el lunes planteado por el Banco Central Europeo de cesar la financiación de urgencia a los bancos chipriotas si no llega a un acuerdo para un rescate con la Unión Europea, pero las negociaciones en Nicosia con la UE y el Fondo Monetario Internacional se rompieron el sábado por la noche sin que hubiera resultados.

El Gobierno chipriota emitió un comunicado en el que afirmó que “las negociaciones están en una fase muy delicada”, y que “los plazos límite son muy ajustados”. El tono del comunicado difería notablemente de anteriores expresiones de cauto optimismo durante unos días de intensas negociaciones entre los políticos chipriotas y responsables de la ‘troika’ de prestamistas internacionales -la UE, el BCE y el FMI-.

El sector bancario chipriota, excesivamente grande, se ha visto golpeado por su exposición al país donde comenzó la crisis de la deuda, Grecia, y la UE dice que la isla del Mediterráneo oriental debe conseguir 5.800 millones de euros para recibir un rescate de 10.00 millones.

Si no hay un acuerdo antes de este lunes 25 de marzo, el Banco Central Europeo (BCE) suspenderá la financiación de emergencia de los bancos chipriotas, provocando su colapso y probablemente forzando la salida del país de la eurozona.

Fuente: Reuters