Ante el plenario de las Comisiones de Energía y Combustible y Presupuesto y Hacienda del Senado, el ministro de Economía, Axel Kicillof, aseguró que el convenio firmado con Repsol por la expropiación de YPF es “beneficioso para los argentinos”.

Kicillof dijo que “desde el punto de vista financiero, en lugar de pagar la compensación como parece que teníamos que pa garla, la estamos pagando en cuotas y esto es bueno para los argentinos porque es una decisión estratégica”. Además, consideró que el precio fijado es justo y razonable. Por otro lado, el ministro precisó que se exploraron distintas alternativas en la negociación pero que, si se hubiese decidido “erogar con casi 5.000 millones de dólares de lasreservas del Banco Central iba a tener un efecto negativo”. “Una vez terminada la tasación, se determinó que el Estado estaba en condiciones de depositar 4.992 mil lones de dólares en el tribunal más los intereses por el tiempo transcurrido”, agregó el ministro.


Por otra parte, Kicillof destacó que con el acuerdo se cierra el círculo que se inició cuando la Presidenta decidió enviar la ley e intervenir la compañía. “Lo hemos cerrado de la mejor manera posible: con indemnización acordada y desistimiento a toda causa judicial que pesa sobre la compañía”, dijo Kicillof al tiempo que recordó la situación productiva de YPF cuando era controlada por Repsol en abril de hace dos años: “caía al 44 por ciento y la tendencia era preocupante; el declive era pronunciado: era una empresa que estaba produciendo la mitad de lo que producía cuando Repsol tomó el control en 2004”, dijo el ministro. Acto seguido, concluyó: “Una empresa que viene con declinación de sus reservas es una empresa que se está muriendo”.


En ese sentido, Kicillof vinculó el acuerdo alcanzado con el futuro promisorio que proyecta la gestión estatal en YPF. “Tenemos que hablar de los dos últimos años para evaluar esos 5.000 millones de dólares. En principio, representan el equivalente a lo que se importó de gas, porque la gestión de la compañía ya los produjo. Y en el caso del petróleo, la gestión estatal ya revirtió esa tendencia que parecía irreversible. Además, nos ahorramos 2.000 millones en dividendos, que Repsol giraba a su casa matriz”.


Por todo ello, el ministro defendió la resolución alcanzada con Repsol puesto que si bien “desde el punto de vista financiero hay mucho para discutir, creo que es un acuerdo que podemos honrar en el tiempo y podemos saldarla con creces con las ganancias de la compañía”, finalizó.


Fuente: Prensa Ministerio de Economía