En comunicación dirigida a la Asamblea Legislativa Plurinacional, Evo Morales asegura que con su renuncia busca evitar la violencia y permitir que vuelva la paz social al país.

Fechada el domingo 10 de noviembre “desde el valerosos Trópico de Cochabamba” y dirigida al Presidente de la Asamblea Legislativa, Álvaro García Linera, el jefe de Estado reafirma su compromiso por defender las “conquistas logradas a sangre y fuego”, entre las que menciona: la nacionalización, la industrialización, el avance de los derechos de las mujeres, las políticas sociales y la redistribución democrática de la riqueza.

“Mi responsabilidad como presidente indígena y de todos los bolivianos es evitar que sigan persiguiendo a mis hermanos y hermanas dirigentes sindicales, maltratando y secuestrando a sus familiares, quemando casas de gobernadores, de asambleístas, de concejales; evitar que sigan perjudicando a la gente más humilde, a comerciantes que no dejan trabajar en Santa Cruz, a transportistas de casi todos los departamentos y a empresarias y empresarios de todo el territorio nacional; evitar que sigan hostigando y persiguiendo a mis hermanas y hermanos indígenas y dirigentes y autoridades del Movimiento al Socialismo”, afirma Evo Morales. Tras afirmar que dimite como mandatario para que “vuelva la paz social”, manifiesta: “Hoy es el momento de la solidaridad entre nosotros y nosotras, mañana será el momento de la reorganización y el paso al frente en esta lucha que no termina con estos tristes hechos”. “La consigna es resistir, para mañana volver a luchar por la patria”, añade en la carta.

También se difundió la renuncia, con fecha 10 de noviembre, del vicepresidente Álvaro García Linera, quien lo hace -según sus propias palabras- “obligado por el golpe de Estado contra la democracia perpetrado por fuerzas políticas fascistoides, que están quemando viviendas y atemorizando al pueblo boliviano”. Allí también afirma que “el odio y resentimiento de los golpistas nunca será el futuro de nuestra patria”, al tiempo que se muestra seguro de que “más pronto que tarde Bolivia nuevamente levantará la cabeza y remontará esta etapa tan triste, tan dolorosa y tan perversa de ataque a la institución democrática”.