Ante la crisis política que vive Bolivia, con la salida de Evo Morales del poder, la OEA solicitó una reunión urgente del Congreso para garantizar una salida institucional.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, difundió un comunicado de prensa en el que “rechaza cualquier salida inconstitucional a la situación” que vive Bolivia, tras la renuncia de Evo Morales, su vice Álvaro García Linera y toda su línea suscesoria.

“La Secretaría General solicita solicita que en forma urgente se reúna la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, a los efectos de asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral”.

El último pronunciamiento oficial de Almagro, previo a la renuncia del presidente de Bolivia, había sido un mensaje de felicitación al equipo de la OEA que auditó el resultado del escrutinio preliminar. La conclusión del informe del grupo de auditores fue la no validación de los resultados y la recomendación de que se convocara a otro proceso electoral.

Si bien Evo Morales aceptó las conclusiones durante la jornada del domingo, el deterioro de la crisis a partir de la sublevación de la Policía boliviana y el pronunciamiento de la cúpula de las FF. AA. terminaron forzando su renuncia y la de toda su línea sucesoria.

La renuncia del vicepresidente Álvaro García Linera, de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y del titular de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, deja al país acéfalo.