Trepó a 82 el número de fallecidos por los enfrentamientos en Kiev entre los opositores al Gobierno y efectivos de la policía antimotines.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, Francia y Polonia pasaron buena parte del día en Kiev, reuniéndose con Yanukovich y extendiendo su estadía en la ciudad para reunirse con los líderes de la oposición. Un borrador de una declaración ministerial del bloque obtenido por Reuters reveló que la UE se alista a respaldar sanciones contra los responsables de la violencia en Ucrania, así como imponer un embargo de armas. Sin embargo, funcionarios de la UE advirtieron que el texto está sujeto a revisiones.

Rusia criticó las medidas europeas y estadounidenses, calificándolas de un “chantaje” que sólo empeorará las cosas. En un nuevo acto de presión para que Yanukovich restaure el orden si quiere recibir un préstamo vital para la economía del país, el primer ministro ruso Dmitry Medvedev dijo que Moscú no entregaría dinero a un liderazgo que permite que los opositores lo pisoteen “como a un felpudo”.

Por su parte, el gobierno de EE.UU. instó al presidente Víktor Yanukóvich a “retirar inmediatamente” del centro de Kiev a las fuerzas de seguridad, que están utilizando balas de combate contra los manifestantes, según la oposición, y a “respetar el derecho a la protesta pacífica”. “Instamos a las Fuerzas Armadas de Ucrania a no involucrarse en un conflicto que puede y debe ser resuelto por medios políticos”, subrayó la Casa Blanca en un comunicado.

Fuentes: Reuters y EFE