235 personas murieron y 2000 fueron heridas por las fuerzas de seguridad, al reprimir a los manifestantes que demandaban la restitución del derrocado presidente Mohamed Morsi.

Los militares dispararon contra manifestantes en unos enfrentamientos que llevaron el caos a ciertas zonas de la capital y que seguro polarizarán aún más a los 84 millones de egipcios entre los que apoyan a Mursi y los opositores a su breve mandato.Varias estaciones de televisión divulgaron imágenes de lo que parecían ser partidarios de Mursi disparando rifles automáticos contra soldados que se protegían tras barricadas con sacos de arena. La televisión estatal reportó la muerte de cuatro policías a manos de seguidores del ex presidente islamista.

En las calles alrededor de la mezquita Rabaa al-Adawiya, en el noreste de El Cairo, donde miles de seguidores de Mursi acampaban desde hace seis semanas, policías antidisturbios con máscaras se parapetaban tras coches blindados mientras los gases se extendían por el aire y neumáticos quemados provocaban nubes de humo negro que se alzaban al cielo. El Ministerio de Salud dijo que un total de 149 personas parecieron en el país, al tiempo que se reportaron 1.403 heridos.

El gobierno interino declaró el estado de emergencia e impuso un toque de queda entre las 19.00 y las 06.00 hora local en 11 de las 27 provincias del país. La medida incluye a grandes ciudades como Egipto, Alejandría y Suez. “Quien viole estas órdenes será castigado con prisión”, dijo el Gobierno en un comunicado. En tanto, el vicepresidente Mohamed ElBaradei renunció luego de la violencia desatada en el país, a través de una carta en la que manifestó que había opciones pacíficas para poner fin a la crisis.

Fuente: Reuters