El ex ministro libanés Mohamad Chatah, opositor al presidente sirio Al-Assad, y otras cuatro personas murieron en un ataque con bomba en Beirut que tenía como objetivo el automóvil del político.

Chatah, un suní de 62 años, también era crítico del movimiento chií libanés Hezbollah y asesor del ex primer ministro de Líbano Saad al-Hariri. Su muerte ocurrió tres semanas antes de la apertura de un juicio muy retrasado contra cinco sospechosos de Hezbollah acusados de llevar a cabo un atentado en febrero de 2005 en el que murió el ex primer ministro Rafik al-Hariri, padre de Saad, y otras 21 personas. Hezbollah ha negado su implicación en el ataque del 2005. Investigaciones preliminares de la ONU implicaron a funcionarios sirios.

Saad al-Hariri acusó a Hezbollah de estar involucrado en el atentado. “Por lo que sabemos, los sospechosos (…) son aquellos que están huyendo de la justicia internacional y se están negando a presentarse ante el tribunal internacional”, dijo Hariri, refiriéndose a los cinco miembros de Hezbollah a los que se acusa por la muerte de su padre.

Está previsto que el juicio a los cinco sospechosos comience en enero en La Haya. Los acusados están prófugos y Hezbollah se ha negado a cooperar con la corte, a la que considera políticamente motivada.

La explosión del viernes tuvo réplicas entre los residentes y vació las calles del centro de Beirut, donde la gente -que buscaba un respiro tras los últimos disturbios- se había aventurado a disfrutar de las vacaciones de Navidad y Año Nuevo.

Fuente: Télam