En una nota de opinión publicada en el diario Clarín, el gobernador de Neuquén brinda detalles del convenio suscripto por YPF y Chevron, de las características de las nuevas concesiones provinciales y del impacto que tendrá en la economía neuquina.

A continuación, los párrafos salientes de la nota firmada por Jorge Sapag, titulada “Petróleo y gas: se abre una oportunidad histórica”.

“La propuesta de YPF con el aporte económico de Chevron será un plan ejecutado en tres etapas en un área de 395 kilómetros cuadrados, conformada por un sector de Loma La Lata Norte y otro de Loma Campana. La primera etapa se realizará con una inversión de hasta 1.200 millones de dólares y perforará unos 115 pozos en el lapso de un año y medio.

En la segunda fase, las dos compañías comprometen la inversión de nueve mil millones de dólares en un período que abarca hasta 2018 y durante el cual se perforarán unos 900 pozos. Y en la tercera, se llegará a los 16.500 millones de dólares de inversión con un total de 1.650 pozos perforados en 15 años.

Para habilitar la realización del proyecto, el Estado neuquino, de acuerdo con las facultades que le otorga la legislación vigente y el ejercicio de su potestad sobre los recursos naturales, extiende la concesión de las áreas en cuestión por el término de 22 años a partir de su vencimiento –Loma La Lata vence en 2027 y Loma Campana en 2026-.

Estos 395 km2 representan solo el 3,3 por ciento del total de kilómetros cuadrados que YPF tiene en la provincia del Neuquén en recursos no convencionales y representa solo el 1,3 por ciento del total de superficie de recursos no convencionales que tiene la Provincia del Neuquén.

Además, quiero destacar que este acuerdo que firma la Provincia del Neuquén con YPF se realiza en el contexto de una nueva legislación de cuidado ambiental y de controles y sanciones en el ámbito de la producción hidrocarburífera que salvaguarda nuestros recursos estratégicos más importantes: el agua, la tierra y el aire, para nuestra generación y las futuras.

La contrapartida de la prórroga otorgada por la Provincia, para Neuquén y la Nación es clara: se producirán ingresos del orden de los 11 mil millones de dólares en regalías y otros tributos para la Provincia, y una cifra similar en concepto de Impuesto a las Ganancias para el Tesoro Nacional. Esta verdadera factoría generará 1.500 puestos de trabajo directos en su segunda fase y 10.500 en forma indirecta, 19 equipos de perforación trabajarán allí durante 15 años en forma continua.

La producción de petróleo y gas no convencional en el quinto año representará un volumen casi similar a la actual producción de petróleo. Es decir que la Provincia del Neuquén podrá casi duplicar su actual producción de petróleo y sus regalías, tan solo con este proyecto de inversión. Así también se cumplirá el principal objetivo de la Ley de Soberanía Hidrocarburífera, lograr el autoabastecimiento de la República.

En forma complementaria, se fortalecerá la infraestructura de las localidades involucradas en el desarrollo de este proyecto (Añelo, Rincón de los Sauces, Buta Ranquil, Barrancas, Sauzal Bonito, Aguada San Roque, Octavio Pico, Los Chihuidos, Neuquén, Centenario San Patricio del Chañar y Vista Alegre).

El impacto que tendrá la inversión pública con fondos nacionales que serán 1.000 millones de pesos será clave para mejorar la calidad de vida de los pobladores de la Región y de las familias que trabajarán en la misma (viviendas, escuelas, hospitales y centros de salud, comunicaciones, servicios, centros de deporte y cultura. En paralelo, se compromete la inversión de 250 millones de pesos en proyectos de Responsabilidad Social Empresaria.

YPF pagará a la Provincia en los próximos 30 días 200 millones de pesos en conceptos de sellados y canon. A partir del decimoquinto año, año en que culminan las inversiones, YPF reconoce a la Provincia una participación del cinco por ciento en las ganancias de este emprendimiento. Además de las regalías y de los impuestos provinciales”.

En la foto, Alí Moshiri (Chevron), Jorge Sapag y Miguel Galuccio (YPF).