El próximo 9 de octubre, en la Asociación de Médicos Municipales de la Ciudad de Buenos Aires, tendrá lugar el “Diálogo sobre acciones ambientales para proteger la salud”, un espacio de intercambio multisectorial para analizar el escenario de salud y ambiente en la Argentina de hoy.

El evento, organizado por el Instituto de Desarrollo Humano y la Salud (IDHS) y por la Asociación Argentina de Médicos por el Medio Ambiente (AAMMA), contará con destacados panelistas que abordarán diversas variadas. Entre ellos, el gerente de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), Julio Velázquez, quien expondrá sobre Rango Verde, proyecto dirigido a la sustentabilidad del autotransporte de cargas.

Rango Verde salió segundo entre 2733 proyectos procedentes de 38 países en la categoría Energía presentados en la quinta edición del Premio Latinoamérica Verde, iniciativa orientada  a difundir prácticas sustentables en el transporte que cuenta con el apoyo de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD-, National Geographic, Banco Centroamericano de Integración Económica y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), entre otras setenta instituciones públicas y privadas.

Conscientes de la necesidad de crear una herramienta que otorgue sustentabilidad al sector, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga (FADEEAC) elaboró un programa, entre cuyos objetivos se destacan mejorar la eficiencia energética; reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, principales responsables del calentamiento global y de la materia particulada que afecta la calidad del aire; y reducir el impacto de los residuos contaminantes que produce esta actividad.

Para atacar esta problemática –a la que deben sumarse la competencia desleal de parte de ciertos sectores de transporte de cargas, la antigüedad de gran parte de la flota y la ausencia de regulación real de parte del Estado, entre otros factores-, nace Rango Verde, que apunta a través de una acción transversal a generar una economía circular, que desde una sustentabilidad bien entendida contrarreste las causas y genere soluciones a los principales dificultades que afronta en la actualidad el transporte de carga.

Julio Velázquez, licenciado en Administración y en Economía, gerente de FADEEAC  y coordinador del programa, explica que como esta actividad está desregulada –a diferencia de la del transporte de pasajeros-, la fiscalización se ve dificultada. “Un vehículo de carga pesado o liviano, mientras sea de uso comercial, puede circular por cualquier ruta argentina si tiene la habilitación correspondiente. Esto hace que haya sectores donde la flota supera los quince o veinte años e incluso hay un treinta por ciento cuyo rango está entre los 25 y 40 años, antigüedad que representa un peligro para las rutas porque se trata de vehículos que carecen de mantenimiento, no pasan por las revisiones técnicas obligatorias y sus conductores no están capacitados”.

Para contrarrestar estas deficiencias, la FADEEAC realiza desde hace 16 años cursos de capacitación a los que, desde la implementación del programa Rango Verde, agregó nuevos contenidos, entre los que se destacan cómo enseñarle a un chofer a conducir eficientemente, a anticiparse a las maniobras o  cuidar el vehículo. “De este modo no solo lo hacemos más sustentable, economizamos combustible y reducimos emisiones sino que también, al conducir de modo más racional y eficiente, aumentamos la seguridad  vial”, asegura el gerente de la entidad.

La realidad del sector

“En la actualidad el 90% de las empresas de transportes son familiares y están compuestas por entre cinco y diez camiones. Se trata de cuentapropistas que de a poco se transformaron en empresarios, pero sin la posibilidad de formarse como tales”, describe Velázquez.

Por esta razón, explica, a la hora de entender la rentabilidad, el impacto de la suba de combustible, hacia dónde va el mercado, cómo hacer más eficiente la empresa o gestionar mejor los recursos humanos, estos pequeños empresarios toman decisiones  estratégicas que no tienen en cuenta aspectos fundamentales, como por ejemplo qué tipo de vehículos tiene, el destino hacia donde se dirige, la inversión a realizar, etcétera.

Para cubrir la necesidad de profesionalización del sector, FADEEAC está dando el primer curso a los dueños, gerentes  y transportistas de empresas a fin de que aprendan a gestionar y entender el proceso relacionado con Rango Verde, desde el impacto ambiental hasta las posibilidades que genera, cómo leer el mercado y cómo posicionarse en el siglo XXI como un empresario con herramientas de gestión moderna.

Por otra parte, el proyecto está asociado a un programa del Estado, denominado Transporte Inteligente, que cubre determinados aspectos, como por ejemplo la reducción de emisiones, la colocación de deflectores a los vehículos para que sean más aerodinámicos y la utilización de aceites menos contaminantes, entre otras medidas que se acercan bastante a una legislación, inexistente hasta el momento. “Ya estamos implementando un proyecto piloto con 260 camiones de quince empresas, que nos permitirá dar a conocer los resultados concretos que permitan evidenciar la importancia de su implementación. Rango Verde tiene un manual con todas las normas ambientales, de eficiencia energética y de seguridad vial que funcionan como herramienta de gestión de transporte, hechas por gente del sector que conoce a fondo la problemática”. La FADEEAC está convencida de que la mayoría de los transportistas van a sumarse al proyecto, cuya característica principal es tener en cuenta las características familiares de las empresas y brindarles una herramienta casi automatizada para que puedan autogestionarse manteniendo la estructura familiar, típica del sector.

Economía circular

“Este programa tiene diversos aspectos que benefician a todas las partes involucradas en la actividad”, sostiene el especialista. Respecto a las empresas, destaca el ahorro de combustible y la mejora de la calidad vial, porque la conducción responsable impacta en los índices de los seguros que están atados al riesgo de accidentes y la prioridad de carga (si una empresa de transporte está certificada con rango verde tiene prioridad sobre otra que carece de esta certificación), acuerdo que están generando con otras instituciones y grandes cámaras.  La expectativa es que, una vez logrado, con los resultados del proyecto piloto en marcha, el Estado se vea beneficiado de modo directo ahorrando combustible y emitiendo menos gases contaminantes y que la sociedad en general, a través del cuidado del ambiente y la salud, puedan sumar otros beneficios.

“Es necesario que se entienda que la gestión del transporte sustentable es transversal. En este sentido es que nuestra entidad, que tiene presencia con 51 Cámaras en todo el país, pone el foco en la capacitación, sumando a alrededor de 250 conductores al año”, señaló Velázquez.

Compromiso ambiental

El transporte es una industria altamente contaminante que consume en nuestro país alrededor de 6200 millones de litros de combustible anuales, lo que equivale a 13 millones de toneladas de dióxido de carbono. Conscientes de  esta realidad, el coordinador de Rango Verde explica que en los primeros cinco años del programa el principal objetivo es “disminuir un 5% del total de las emisiones, tanto de GEI como de las que impactan en la salud”, para lo cual cuentan con el asesoramiento de consultores de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y especifica: “Para ello estamos generando indicadores sobre el impacto del transporte de carga en enfermedades relacionadas con el ambiente, datos de lo que el Estado carece. Nuestra idea es que se puedan generar estadísticas que permitan identificar la problemática y mejorar la vida de los argentinos”. Para ello, se intenta medir la cantidad de aire en lugares estratégicos donde circulan los vehículos de carga, en corredores de larga distancia o en la Ciudad de Buenos Aires, donde hay una alta concentración de camiones distribuidores. “Ya estamos trabajando con los ministerios de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Energía y Transporte  y contactándonos con el de Salud para avanzar en conjunto hacia una conciencia de responsabilidad social”. A modo de ejemplo, Velázquez sostiene que siempre se habla de la cantidad de muertes por hechos violentos anuales que hay en el país que alcanza los 3000 casos. Sin embargo, gracias a estadísticas externas, se conoce que tenemos entre 15 y 17 mil muertos por enfermedades medioambientales, algo que el común de la gente no tiene en cuenta.

Sin animarse a  afirmar que es un proyecto único a nivel global, el gerente de FADEEAC destaca que la incorporación de la cuestión ambiental y sanitaria, sumado a que se trata de una iniciativa privada, es el componente fundamental que distingue a Rango Verde de otros programas que trabajan en la disminución del uso de combustible.

Compartir
Artículo anteriorVapeadores: alerta por el alto nivel de consumo entre los jóvenes en Argentina
Artículo siguienteJuegos de guerra nuclear
Susana Rigoz
Profesora en Letras (UBA) y periodista. Especialista en Medio Ambiente y temas antárticos. Fue conductora del programa Más allá del Sur, emitido por Radio Nacional, dedicado a la Antártida. Publicó varios libros, entre ellos, Hernán Pujato, el conquistador del desierto blanco.