EL ARTISTA

Vive y trabaja en Buenos Aires. Egresó de la Escuela de Artes Visuales Martín Malharro y continuó su formación por medio de becas patrocinadas por la Fundación Antorchas. En 2014, asistió a la Fountainhead Art Residency en Miami. En los últimos diez años, ha participado en numerosas muestras individuales y colectivas en galerías privadas y en espacios institucionales de América y de Europa, como el Drawing Center (Nueva York), el Queens Museum (Nueva York), el MAMBA (Buenos Aires), el MAAC (Ecuador), el Macro (Rosario, Argentina), el Premio Fundación Itaú y el Premio Fundación Andreani, y en una muestra individual en la Diputación de Cádiz, España.

LA CRÍTICA DE  Federico Baeza

Curador

“La obra de Amadeo Azar indaga sobre los distintos modos en los que el modernismo en Argentina repensó el estatuto de la obra artística. En este tríptico, se reproducen piezas de artistas emblemáticos del movimiento concreto, como Enio Iommi. En búsquedas como las de Azar, las filiaciones de la historia del arte parecen alterarse, y la secuencialidad del tiempo se interrumpe. En este sentido, el presente emerge como un territorio sin direccionalidad en el que las distintas poéticas del pasado se encuentran suspendidas en un espacio de fragmentos singulares”.

Compartir
Artículo anteriorEl sueño está vivo
Artículo siguienteQueridas Damas (II)