Al menos quince personas murieron y 18 resultaron heridas en un ataque suicida contra la sede de Naciones Unidas en Mogadiscio cometido por la milicia islámica somalí Al Shabab.

El hecho se produjo cuando dos atacantes suicidas a bordo de un coche bomba ingresaron al complejo de la ONU y lo hicieron estallar abriendo paso al resto del grupo que logró entrar al recinto. Los heridos son civiles que pasaban por el lugar y guardias de seguridad que ya fueron trasladados a hospitales para ser asistidos, informó la agencia de noticias EFE. Las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) retomaron el control del lugar “a los pocos minutos” de comenzar el ataque al complejo, informaron a través de su cuenta de Twitter.

El primer ministro somalí, Abdi Farah Shirdon, informó mediante un comunicado que “las fuerzas de seguridad de Somalia y de AMISOM respondieron inmediatamente tras las explosión inicial y lograron controlar la situación”. El premier condenó el hecho y expresó que “los somalíes rechazan a Al Shabab”. “Mientras UNSOM (la delegación de Naciones Unidas en el país africano) y nosotros reconstruimos Somalia, ellos no ofrecen sino sufrimiento y destrucción. Alá los condenará”, sentenció Shirdon.

El representante de la Unión Africana (UA) en Somalia, Mahamat Saleh Annadif, lamentó el hecho y si bien no se refirió al número de víctimas, envió sus condolencias “a quienes hayan perdido a sus seres queridos en el ataque”.