El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Riabkov, reveló que Siria ha proporcionado pruebas del uso de armas químicas por parte de los rebeldes y ha calificado el informe de los inspectores de la ONU de “politizado y preconcebido”.

“Estamos decepcionados, por decirlo suavemente, con el enfoque tomado por la secretaría de la ONU y sus inspectores, que prepararon un informe selectivo e incompleto”, ha declarado Riabkov. “Sin tener la imagen completa de lo que está sucediendo allí, es imposible no calificar la naturaleza de las conclusiones alcanzadas por los expertos de la ONU (…) de politizadas, preconcebidas y unilaterales”, ha añadido.

El informe de Naciones Unidas, que se dio a conocer el lunes, confirmó el uso en Siria del agente nervioso gas sarín el pasado 21 de agosto, aunque sin precisar quiénes fueron los autores del ataque. Tanto Reino Unido, como Francia y Estados Unidos culpan del ataque al Gobierno del presidente sirio, Bashar al Assad, mientras que Rusia considera que el ataque fue obra de los rebeldes.

Riabkov ha confirmado que las autoridades sirias le han suministrado pruebas del uso de armas químicas por parte de los rebeldes del país.

Fuente: Reuters