-¿Cómo será el trabajo del futuro?

-Con creciente participación de algoritmos, con los que podemos llegar a tercerizar gran parte de nuestras elecciones. Se trata de algoritmos que afectan nuestras decisiones de empleo, con Linkedin; de compra, con Amazon; y de nuestras relaciones humanas, como Tinder y Facebook. Además, será híbrido, humano y máquina juntos. En la empresa UPS, por ejemplo, ya hay camiones con carteros que reparten paquetes a la vez que lanzan drones para realizar parte de la entrega, se trata de un aumento de eficiencia del 100 % por cada paquete que entrega el humano, el dron entrega otro. También habrá más auto-servicio, con apps y terminales que facilitan que el cliente haga todo él mismo, por ejemplo, los bancos.

-¿Cómo funciona ese esquema híbrido que menciona?

-El reemplazo se va a dar por un soporte híbrido, en diferentes industrias, no imagino ninguna que dependa al 100 % de bots. Imaginemos el ejemplo de una línea de atención al cliente. Se define una primera etapa, con un bot para que identifique el problema básico que tiene el usuario, lo entienda, priorice y derive. Si lo puede contestar, lo contesta, y soluciona el problema. Si no, si es algo más complejo que no puede solucionar, prioriza los casos y lo deriva a una persona que se ocupa efectivamente de eso. En todo caso, en este esquema, hay menos volumen de gente trabajando, y los que están, están más calificados, más especializados.

-¿Qué habilidades serán más valiosas?

-Los empleos menos afectados serán los trabajadores de sectores relacionados con la salud mental y el abuso de drogas, los terapeutas ocupacionales, dentistas y nutricionistas, así como las fuerzas de seguridad. Los empleos menos afectados tienen que ver con las matemáticas en contextos de toma de decisiones, así como aquellos que precisen en general de un enfoque basado en la empatía y la cooperación.