El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, defendió el reporte de sus expertos sobre Siria, cuya conclusión fue que se usó gas sarín en el ataque del 21 de agosto.

“Los resultados de ese informe son irrefutables”, dijo a periodistas el portavoz de la ONU Martin Nesirky. Los hallazgos “hablan por sí mismos y este fue un reporte totalmente objetivo sobre ese incidente específico”, agregó. Investigadores de la ONU encabezados por el enviado sueco Ake Sellstrom confirmaron el lunes el uso del agente nervioso gas sarín en el ataque del 21 de agosto en las afueras de la capital siria, en un esperado reporte que según Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia prueba que las fuerzas del presidente sirio, Bashar al-Assad, fueron las responsables.

Sin embargo, Rusia dijo que los hallazgos divulgados por Sellstrom estaban “preconcebidos” y vinculados a la política, intensificando sus críticas al reporte. Rusia, al igual que el Gobierno de Assad, dice que grupos rebeldes perpetraron el ataque, que según Estados Unidos causó la muerte de más de 1.400 personas, incluyendo 400 niños. Nesirky sostuvo que la cadena de custodia de las muestras medioambientales y biomédicas tomadas por inspectores fue meticulosamente documentada. Agregó que los expertos regresarían a Siria lo más pronto posible para continuar con su investigación sobre un incidente ocurrido en marzo en Khan al-Asal, además de otras “denuncias creíbles”.

El mandato de Sellstrom está limitado a investigaciones sobre el uso de armas químicas, no sobre quién las empleó. Pero funcionarios de Occidente dicen que los detalles técnicos del reporte proveen evidencia clara de que las fuerzas de Assad perpetraron el ataque.

Fuente: Reuters