Con una dilatada trayectoria en la institución, la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) analiza la situación actual de nuestro país y los desafíos que se plantean en el futuro inmediato. La proyección de una cuarta central, el desarrollo del reactor CAREM, la reactivación de la planta de enriquecimiento de uranio en Pilcaniyeu y los avances en materia de aplicaciones médicas han puesto a la Argentina a la vanguardia a nivel mundial.

norma boero 400X300ok

Norma Boero ingresó a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en 1978, en pleno auge del plan nuclear argentino, y vivió en primera persona las vicisitudes del organismo durante las últimas tres décadas. Tiene todavía frescos en su memoria los 90, que dieron lugar a 15 años de paralización de la actividad. “Como a todos los científicos, nos mandaron a lavar los platos”, recuerda, en alusión a la célebre frase pronunciada en 1994 por el entonces ministro de Economía, Domingo Cavallo. “Fue una época muy dura”, admite.

Sin embargo, hoy soplan vientos de cambio. En su discurso del 31 de mayo de 2010, con motivo del 60º aniversario de la institución, Norma Boero -que ocupa la presidencia de la CNEA desde diciembre de 2007- recordó que en los últimos siete años el presupuesto se incrementó en un 750% y que en los últimos dos años se incorporaron más de 800 nuevos puestos de trabajo. Por su parte, en noviembre de 2009, el Congreso sancionó la Ley 26566, declarando de “interés nacional” la construcción de una cuarta central nuclear y la extensión de vida de la central Embalse, así como también “el diseño, ejecución y puesta en marcha del prototipo de reactor CAREM”.

-¿Cómo describiría la situación actual de la CNEA?

-Esta es una CNEA que tiene ganas de trabajar. Tenemos un gran apoyo del Gobierno y eso ayuda. Tenemos un muy buen presupuesto, lo que también es muy importante. Pero con el apoyo del Gobierno y con presupuesto, si no tuviéramos un plan claro de para qué queremos todo eso y hacia dónde queremos ir, no llegaríamos a ningún lado. Por suerte, los empleados de mayor experiencia pusieron todo su entusiasmo para sacar la institución adelante y pudimos contratar mucha gente joven que está recibiendo ese back-up de los que ya estamos grandes y, a su vez, están poniendo todo su empuje.

-¿Cómo está posicionada la CNEA en el contexto internacional?

-No es un dato menor que en marzo de 2010 haya visitado nuestro país Yuyika Amano, el director general del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en su primer viaje con su nueva investidura. También recibimos la visita de dos de los gerentes del organismo internacional que tienen a su cargo las áreas de energía y aplicaciones de la tecnología nuclear. Eso implica un reconocimiento muy grande. El año pasado estuvo también marcado por dos hitos que fueron simbólicos. Por un lado, el acto del 60º aniversario de la CNEA, con más de 3000 personas, en el que participaron la Presidenta de la Nación, tres gobernadores, dos ministros y una cantidad de secretarios de Estado y embajadores. Fue un termómetro del renacimiento nuclear, que es concreto. El otro acontecimiento fue a nivel internacional: me invitaron a dar una conferencia como representante de la Argentina y me dieron la palabra después de Yuyika Amano y de los representantes de las dos mayores potencias nucleares: el secretario de Energía de EEUU, Steven Chu, y el titular de la agencia rusa Rosatom, Serguei Kirienko. Eso demuestra cómo volvimos a posicionar a nuestro país en el plano internacional. En 2010 recibimos, además, visitas desde China, EEUU, Rusia, Francia, Corea e India.

LOS PRÓXIMOS DESAFÍOS

-¿Qué rol cumplirá la CNEA en la construcción de la cuarta central nuclear?

-Nuestra función es asesorar al Poder Ejecutivo sobre cuál debería ser la mejor opción para nuestro país. La discusión no está cerrada. El Ministro de Planificación, Julio De Vido, decidió convocar a una licitación para decidir quién va a construir la central. Entonces tenemos que hacer pliegos y establecer qué les vamos a pedir a los oferentes. Nuestra función como CNEA es pedir que haya transferencia de tecnología, que sea una tecnología de punta y probada, que sea un reactor seguro, que el combustible se produzca en la Argentina y que haya mucha participación de la industria nacional.

-¿Se mantendrá la actual línea tecnológica?

-Si AECL (Atomic Energy of Canada Limited) estuviera realmente participando, mantendríamos la línea CANDU (uranio natural y agua pesada), pero tenemos problemas porque se trata de una empresa estatal que está en proceso de privatización. Nosotros estuvimos hablando con algunas de las empresas que se presentaron a la licitación. Algunos nos dijeron que a ellos no les interesaba vender nuevos reactores CANDU, aunque iban a asumir los compromisos asumidos por AECL. Otros ni siquiera están dispuestos a asumir los compromisos. No estamos en el gobierno canadiense como para saber qué va a suceder. Por eso estamos orientando la cuarta central hacia otro tipo de tecnología (uranio enriquecido y agua liviana).

-¿Cuál es el estado de desarrollo del CAREM?

-El CAREM es nuestro orgullo. Con la presencia del ministro De Vido, en el Centro Atómico Ezeiza acabamos de inaugurar el Circuito de Alta Presión para Ensayos de Mecanismos (CAPEM), que es una loop donde vamos a probar el comportamiento del combustible y de los mecanismos del CAREM. En ese lugar vamos a tener la misma temperatura, la misma presión y el mismo caudal que va a tener el CAREM. Cuando vino el ministro, justo al lado estaba funcionando la loop de alta presión donde se estaba probando el comportamiento de los separadores de combustibles de Atucha II. Ambas loops trabajan con un software muy similar y todo el mecanismo de conexión y de control de operaciones se desarrolló en la CNEA. Esto demuestra el nivel de ingeniería que hemos adquirido. En la última reunión que tuvimos con el ministro De Vido, él nos dijo que íbamos a comprar una cuarta central para salir de la emergencia energética, pero que el futuro de la Argentina era desarrollar su propio reactor, el CAREM.

-¿Ya está definido que Formosa será la primera provincia donde se va a instalar?

-Estamos en fase de estudio. El prototipo va a estar en Lima; ya tenemos los pliegos listos para hacer la licitación, empezar la construcción y contratar el recipiente de presión. Teniendo el edificio y el recipiente de presión, ya podemos decir que tenemos el reactor porque está todo el diseño hecho. Faltan detalles, pero lo conceptual ya está puesto en un plano y existe. Con respecto a la instalación, un equipo de la CNEA está en Formosa evaluando cuál sería el mejor lugar para instalarlo. Cuando finalice el estudio de localización, se hará el estudio de impacto ambiental y, recién en ese momento, se hablará con las autoridades de Medio Ambiente de la provincia para solicitar el permiso para poner el reactor.

EL DOMINÓ DEL CICLO DEL COMBUSTIBLE

-¿Qué significa la reactivación de la planta de enriquecimiento de uranio de Pilcaniyeu?

-Implica, por un lado, la independencia tecnológica de la Argentina. Si vamos a instalar una cuarta central y un CAREM que utilizan uranio enriquecido y tenemos en funcionamiento Atucha I con uranio muy levemente enriquecido, nosotros tenemos que tener la tecnología para producirlo. De esa manera, si el mercado decidiera no vendernos más o elevara los precios, podríamos autoabastecernos. Uno no puede negar que existe el mercado, pero lo que no puede dejar de tener es su independencia tecnológica. Para eso se está desarrollando en Pilcaniyeu la planta piloto (mock up) que ya funcionó una vez y luego estuvo 15 años parada. Se la reactivó y calculamos que en septiembre de 2011 vamos a estar nuevamente haciéndola funcionar. Antes tenemos que presentar todos los papeles de licenciamiento al OIEA. El funcionamiento de la operación de enriquecimiento ya está listo. Lo único que falta construir es la estación de carga y descarga de hexofluro de uranio, que no es una tarea sencilla porque es un material muy especial. Con ese mock up podemos ampliar la producción a lo que sería la etapa 1 de Pilcaniyeu y podríamos llegar a abastecer a Atucha I, que utiliza uranio enriquecido al 0,85%.

-¿Cómo nos ubica el dominio de esta tecnología en el plano internacional?

-Nos sirve, en primer lugar, para mostrar que Argentina no solo dijo hace 15 años que estaba enriqueciendo uranio, sino que ahora lo sigue haciendo. En el campo internacional, cada vez hay más controles para que muy pocos países tengan acceso a tecnología de enriquecimiento y de reprocesamiento de uranio. Argentina tuvo ambas etapas y las paró. Después de muchas peleas internacionales, aceptaron que nuestro país domina ambas etapas y nos dejaron entrar al “club”. Nosotros decimos que sabemos enriquecer, pero tenemos que poner el gramo de uranio enriquecido sobre la mesa. De ahí, la importancia de terminar rápido Pilcaniyeu.

-La presidenta Cristina Kirchner visitó recientemente la planta de Pilcaniyeu.

-Fue muy linda la expresión que tuvo la Presidenta cuando vino a Pilcaniyeu. Ella dijo: “Me voy contenta porque veo que quieren impulsar una etapa industrial con una tecnología que conocen en Argentina, pero también están haciendo el desarrollo del método más usado en la actualidad, que es el de centrifugación; y, a su vez, están mirando al futuro e investigando un método que hoy no está industrialmente probado pero que todos están tratando de desarrollar como tecnología del futuro, que es el de láser”. Ahí describió lo que hace siempre la CNEA: la etapa industrial, el desarrollo actual y la tecnología del futuro.

MEDICINA NUCLEAR, INVESTIGACIÓN Y DESAFÍO CIENTÍFICO

-Argentina está muy bien posicionada en la producción de radioisótopos. ¿A qué se debe este lugar alcanzado?

-Estamos bien posicionados porque estamos exportando radioisótopos a Brasil y a otros países de Latinoamérica. Estamos produciendo también todas las drogas que se utilizan para los métodos de diagnóstico por imágenes. En este momento, la CNEA es pionera en el país en cuanto al equipamiento que tiene. Tenemos la Fuesmen (Fundación Escuela de Medicina Nuclear), con la provincia de Mendoza y la Universidad de Cuyo, que realmente es un ejemplo para todo el país. Ahora va a abrir una sucursal en San Rafael solo para tratamiento. Tenemos el instituto de la Fundación Centro de Diagnóstico Nuclear, que se encuentra enfrente del Hospital Roffo, y hemos comprado nuevo equipamiento para que no pierda su posición de punta en lo que se refiere a diagnóstico por imágenes y tratamiento. Y tenemos otros dos centros, en el Roffo y en el Hospital de Clínicas, para los que estamos comprando equipamiento de primer nivel.

-¿Cuál es la importancia del futuro reactor RA-10?

-Hoy podríamos estar vendiendo radioisótopos a muchos países más. Hay una falta de radioisótopos y nuestra producción no se puede ampliar porque tenemos un reactor, el RA-3, que ya tiene muchos años. Es importante poder ampliar la producción de radioisótopos y, a la vez, desarrollar una serie de tareas de investigación que hoy no se pueden hacer. El RA-10 va a servir para física básica e investigación, para combustibles y, fundamentalmente, para la producción de radioisótopos.

-Por último, ¿cómo están hoy los distintos institutos que dependen de la CNEA?

-Estamos dándoles mucho apoyo. Estamos muy contentos porque Argentina acaba de ser elegida por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) para coordinar la página web y la plataforma de e-learning en Latinoamérica. El OIEA ya generó una página web y una red de conocimiento en Asia, y ahora lo quiere hacer en América. Argentina tomó la posta por su larga historia en sus institutos. Los tres institutos (Balseiro, Sábato y Beninson) son de excelencia; hoy tenemos alumnos de toda Latinoamérica, pero también estamos teniendo alumnos de Europa y muchos de Asia y África. Es un ejemplo para nosotros.

Compartir
Artículo anteriorAlerta, salud
Artículo siguienteEl milagro de Israel
Mariano Roca
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA). Se desempeña desde 2006 como integrante de la redacción de la revista DEF y ha colaborado con distintos proyectos editoriales en TAEDA.

2 COMENTARIOS

  1. Leyendo el comentario de este Pepe y la nota, entiendo porque Cristina gana las elecciones. Sólo conocen de insultos mientras la Presidenta tiene un proyecto de país y se juega por el mismo.

    • El comentario insultante del usuario Pepe hacia la Presidente de la Nación fue retirado por infringir los principios del respeto y la tolerancia, exigidos en este foro.

Comments are closed.