Federico Lorenz, autor de “Unas Islas demasiado famosas”, ratifica su convicción de que discutir el tema Malvinas nos permite revisar nuestras nociones de pertenencia, identidad y comunidad. Por Patricia Fernández Mainardi

Poco tiempo después de terminada la Guerra, Jorge Luis Borges escribía un poema en el que un soldado argentino y otro británico, morían enfrentados en unas “islas demasiado famosas”. Quizá algunos recuerden cada párrafo del poema, otros probablemente apenas lo recuerden y, seguramente algunos, ni siquiera han leído a Borges. Paradójicamente lo mismo sucede con las Islas Malvinas.

En la presentación del libro Unas Islas demasiado famosas, Federico Lorenz escribe: “Basta tomar la Autovía Buenos Aires- La Plata para encontrarnos, en el peaje Hudson, con un cartel vial que dice “Malvinas 1.890 km”. Cualquier automovilista medianamente avispado sabe que ese anuncio es una doble quimera: porque no se llega a un archipiélago por tierra, y porque las islas están en manos británicas desde hace 180 años. Pero la utopía de la recuperación del archipiélago usurpado por los británicos es una de las más fuertes en la cultura política argentina”.

En diálogo con DEF, Lorenz describe el proceso que lo llevó a escribir el libro y se refiere al anclaje de la Guerra de Malvinas en la sociedad argentina. Una mirada sobre los vacíos y rupturas que, a nivel social, nos provoca la Guerra de Malvinas.

¿Qué te llevó a escribir “Unas Islas demasiado famosas?

El libro es el resultado de muchos años de trabajo en relación con la historia de Malvinas, especialmente los aspectos relativos a la guerra y la posguerra de 1982. Lo que quise fue reunir en él una serie de artículos que muestran distintos costados de la “experiencia Malvinas”. Por eso lo titulo tomando prestado uno de los versos del poema de Borges “Juan López y John Ward”, porque creo que las Malvinas son “demasiado famosas” en términos de las pasiones y discusiones que desatan entre nosotros, muchas veces alimentadas mucho más por los sentimientos que por el conocimiento. Yo traté en este libro de sumar ambos elementos, las razones y las pasiones.

¿Qué son las Malvinas para vos?

Las Malvinas son mi principal obsesión profesional: trabajo sobre ellas desde que comencé a investigar, hace más de quince años. Han sido distintas cosas a lo largo de esos años: una sensación de injusticia, cuando pensaba en el lugar simbólico que tenían los ex combatientes y veteranos de guerra. Una profunda curiosidad, a medida que me iba compenetrando de las historias fascinantes y dramáticas en torno al conflicto bélico. Hoy por hoy son un hermoso lugar al que me gustaría volver otra vez (tuve la suerte de visitarlas dos veces) y en el que se cifran muchos temas de la historia argentina más, larga, la que va mucho más allá del año 1982.

Profesionalmente te especializaste en “Violencia política”, ¿se puede decir que hablar de Malvinas hoy sea una manifestación de este tipo de acción?

El tema de la historia de la guerra de Malvinas debe ser procesado en el marco de la dictadura que la produjo, para comprender las lógicas que llevaron al gobierno militar a tomar esa decisión y las formas en las que condujo la guerra y la posguerra. Las Fuerzas Armadas que combatieron en Malvinas son las mismas que gobernaban el país de facto desde 1976, y que se habían preparado para la represión interna desde mediados del siglo XX. ¿Quiere decir esto que “Malvinas es lo mismo que la dictadura”? No, simplemente quiere decir que para darle complejidad a la historia del conflicto y poner en contexto el proceso histórico debo tener en cuenta esa obviedad, que políticamente muchas veces dejamos de lado porque es “incómoda”. Y esto no va en desmedro de los veteranos o de sus convicciones, sino precisamente apunta al sentido contrario: poner en su justo lugar a los que combatieron, así como a los responsables de las condiciones en las que lo hicieron.

¿Cuál pensas que es hoy el principal problema, o consecuencia, que experimenta la sociedad argentina con respecto a Malvinas?

Aún hoy, plantear que la guerra por Malvinas tiene que ver con la dictadura es visto por muchos como una crítica o cuestionamiento a los derechos argentinos. Al ser una guerra por una “causa nacional” no debería cuestionarse: el contexto político en el que se produjo pasa a un segundo plano. A la inversa, aún hoy también se piensa que evocar la guerra u honrar a sus combatientes es una apología de la dictadura. Lo cierto es que el proceso es bastante más complejo que esa forma maniquea en la que es analizado.

En el libro decís que los historiadores están en deuda con Malvinas, ¿por qué?

Porque, hijos de su época, sobre todo en los primeros años de la democracia dejaron de lado el tema. Porque olía a reivindicación nacionalista y a cuestiones que podían dejar bien parados a los militares, en un contexto de fuerte crítica social a los mismos. La coyuntura política subordinó el estudio de la guerra a otros temas más urgentes e impactantes socialmente, como las violaciones a los derechos humanos. Pero hablo de “deuda” porque esa mirada simplista que tiende a ver actitudes pro militares en decir “hay que estudiar Malvinas” olvida que ocho de cada diez argentinos combatientes en Malvinas eran soldados conscriptos: cumplieron un deber cívico. Tenían la obligación de ir, más allá de que muchos estuvieran orgullosos de hacerlo…

También te referís a Malvinas como una construcción polisémica, ¿hay una lucha por la apropiación del sentido?; ¿qué lugar tienen, en esta construcción, los Veteranos?

“Malvinas” quiere decir muchas cosas. De acuerdo a la edad, al lugar en el que vivimos, a si fuimos combatientes o no, a nuestras ideas políticas. Sin embargo, hay un significado dominante y es el que transforma al nombre del archipiélago en “la guerra”. La marca en nuestra memoria es tan grande que la palabra “Malvinas” remite casi de manera automática al año 1982. Eso es lógico, si pensamos que muchos somos contemporáneos a los acontecimientos, que además tuvieron una capacidad movilizadora y una carga dramática muy grande… Pero esa misma polisemia puede jugarle en cuenta al reclamo argentino, porque nos “congela” conceptualmente en la guerra, en el país que fue a combatir en ese año. Y lo cierto es que desde la fecha de la derrota, sucedieron muchas cosas, tanto en el archipiélago y a nosotros como sociedad, como, más ampliamente, a la Argentina. No somos el mismo país que reclamaba las islas en 1982, pero a veces parecería que sí. Y eso es funcional a la estrategia británica, que nos presenta como agresores, tanto entonces como ahora.

Aquí entran los veteranos, que hablan en primera persona: son los que combatieron, los que reclaman su lugar en la historia. A veces, sin querer, ese reclamo, que es justo y se mantiene debido a una postergación social que vivieron durante años, puede alimentar ese proceso, obviamente sin proponérselo.

¿Qué procesos intervienen en esta construcción simbólica que se hace de Malvinas?

El papel de los medios, del cine y la literatura, es central. El del Estado, que educa y sostiene las políticas, también. En ese sentido, es interesante ver que muchas veces los discursos públicos sobre la guerra y el archipiélago refuerzan esos estereotipos que venimos comentando. Conviven, sobre la guerra, dos discursos centrales: el de la gesta patriótica, y el victimizador. El primero, consiste básicamente en contar la guerra de Malvinas como aprendíamos historia en las escuelas hace unos cuantos años, en esa lógica épica de las guerras de independencia. El segundo, que surge por reacción a este, tiende a enfatizar las condiciones penosas (y reales) en las que combatieron muchos de los argentinos. Condiciones creadas en gran medida por obra y gracia de sus propios mandos. Si uno presta atención, ve que estos estereotipos se repiten año a año, y cambian de acuerdo a la coyuntura política.

Además te referís a una dificultosa forma de procesar, socialmente, el “pasado”, ¿por qué?

Porque la realidad es bastante más compleja que estos dos polos, el de héroes o víctimas. Desde el final de la guerra al presente, estos sentidos sobre Malvinas, que por un lado la redujeron solamente a la guerra, y a la vez ofrecieron dos formas tan antagónicas de referirse a la experiencia bélica, son los que condicionaron la reapropiación social del pasado. La causa por la soberanía de Malvinas, de una profunda raigambre popular, ha quedado manchada para siempre por el gobierno militar que produjo una guerra en su nombre. En mi lectura, es secundario que los británicos hayan estimulado el belicismo de los dictadores, y más aún, la justicia de los títulos argentinos… Mientras no podamos discutir acerca del país que fue a la guerra y a la vez emergió derrotado de esta, siempre será más cómodo apelar a uno o dos de estos relatos arquetípicos. Lo que queda en segundo plano, paradójicamente, es lo que debería funcionar como el tema central, que es el de pensar el reclamo. De este modo, los vínculos argentinos con el archipiélago están congelados en dos fechas traumáticas: 1833 y 1982.

Adjudicas parte de la lucha por el sentido alrededor de Malvinas a la gestión del gobierno de Perón, ¿qué caracteriza esta gestión con respecto a Malvinas?

EL gobierno peronista, y antes el gobierno militar que tomó el poder mediante el golpe de 1943, desarrollaron una activa campaña de concientización acerca del tema de las Malvinas desde el Estado: en las escuelas, en las instituciones. “Malvinizar”, como diríamos hoy, era una polí1tica de estado. De un estado mucho más fuerte, además, de lo que es el Estado argentino hoy. Vale destacar, sin embargo, que este impulso que las dos presidencias de Perón potenciaron en realidad venía con fuerza desde la década del treinta.

¿Por qué consideras que pensamos Malvinas desde un eje porteño-céntrico?

En primer lugar, porque la caracterización histórico – política del conflicto no tuvo en cuenta que las relaciones entre civiles y militares en otros lugares de la Argentina que los grandes centros urbanos son distintas, y lo eran en 1982. No es lo mismo ser conscripto de un regimiento urbano, como el RI 7 de La Plata, que del RI 5 de Paso de los Libres, del que buena parte de sus soldados eran de origen rural, y muchos de ellos descendientes de pueblos originarios… En segundo término: ¿es lo mismo haber ido a la escuela en esos meses en Buenos Aires que en Río Gallegos, donde había toques de queda, oscurecimientos y ejercicios de evacuación? El eje porteño céntrico lo es tanto temático como desde la perspectiva de muchos de los que piensan el problema. Esto no es dicho en un sentido esencialista, pero entre otras cosas prestar atención a las marcas regionales obliga a pensar de otro modo el consenso que tuvo la guerra. Por lo menos, este no puede ser despachado con tanta facilidad como con la idea del flautista de Hammelin, de un Galtieri que embaucó o malversó las esperanzas de millares de argentinos con ganas de que les mintieran. Pero sucede que como con muchos otros temas, las líneas maestras de la crítica histórica se trazan en Buenos Aires, y así perdemos la posibilidad de pensar con más riqueza la historia.

Esto no se remite solamente a la cuestión de la guerra. También, a la historia larga, la que va desde el descubrimiento al presente. ¿Qué ganaríamos si pensáramos la historia de las Malvinas a partir de los puntos de unión con la de la Patagonia continental, y no a partir del hecho traumático de la usurpación? ¿Qué ejes debemos enfatizar si pensamos en una clave de historia regional del Atlántico Sur?

¿Por qué pensas que nos cuesta, como sociedad, reconocer a los ex combatientes?. ¿Qué consecuencias podemos experimentar como sociedad? Y, a nivel individual, ¿cómo pensas que los afecta a ellos?

Pienso que debemos prestar atención a las escalas locales y regionales, y no solamente a las nacionales. Muchas veces, a escala de vecinos, de pequeñas localidades, los veteranos son reconocidos y respetados. Pero a escala nacional, tanto el gobierno militar como los primeros gobiernos democráticos desplegaron una política ya de ocultamiento, ya ambigua en relación con los combatientes de Malvinas. La dictadura, porque darles voz significaba demostrar lo palmario de su fracaso, impericia y desaprensión. La democracia, porque era difícil separar las aguas (lo es hoy) entre homenajear a los ex combatientes y no darle argumentos al Proceso de Reorganización Nacional para lavar su imagen…

A nivel individual, el impacto de esas ambigüedades y ninguneos ha sido costosísimo. Los suicidios tienen que ver con eso: más allá de las consecuencias psicológicas propias de la batalla, como sociedad durante muchos años las hemos agravado al no dar posibilidades de que las historias de los soldados circulen, sean conocidas y apropiadas por sus compatriotas. La ley de beneficios a los ex combatientes, sancionada en 1984, fue reglamentada recién a finales de la década, lo que habla de una brecha de casi un lustro en el que los jóvenes que habían sobrevivido a la batalla habían quedado librados prácticamente a su suerte. Hoy el panorama puede ser distinto, pero las omisiones de esos primeros años son irreparables, sobre todo si lo pensamos en el plano individual, insisto, de aquellos que no sobrevivieron a la posguerra.

¿Pensas que “Malvinas” va a continuar siendo el paraguas de la argentinidad en el futuro?

Pienso, más que nada, que “Malvinas”, por su polisemia, es una excelente entrada para pensar lo que entendemos por ser argentinos, por el tipo de comunidad que queremos construir, es decir: qué tipo de sociedad es la que desea recuperar las islas. Es decir: en este enfoque, la cuestión de la disputa es para mí secundaria. Pienso que no podremos ser eficaces en nuestra política al respecto mientras no llevemos los avances que como sociedad hemos logrado en otros planos a la disputa con Gran Bretaña. Entonces, más que un paraguas de la argentinidad, “Malvinas” es un espejo que nos devuelve imágenes de nosotros mismos. A mi juicio, algunas agradables, y otras no. En todo caso, para mí la vigencia de la cuestión tiene que ver tanto con la herida del 82 y la latencia e la disputa como por lo desafiante de una situación colonial en el Sur que nos obliga a pensar con inteligencia de qué modo resolverla. La retórica del reclamo y ciertas formas de entendernos como nación, arrogantes y centralistas, fueron derrotadas en el archipiélago tanto a manos de los ingleses como de nuestras propias limitaciones. Es poco inteligente repetirlas sistemáticamente como si eso no hubiera sucedido. Es lo mejor que podemos hacer en función de la política británica de permanentes hechos consumados y caracterizaciones de los argentinos como exaltados y pasionales, además de autoritarios y violentos. Son ellos la potencia imperial, y no nosotros. No deberíamos portarnos como tal.

¿Con qué se va a encontrar el lector de “Unas Islas demasiado famosas?

Creo que con una invitación a revisar sus ideas en torno a un tema muy emotivo para los argentinos, pero que creo que debe ser pensado asumiendo responsabilidades como sociedad sobre nuestros actos y con preguntas honestas y creativas acerca del futuro.

Libro: Unas islas demasiado famosas. Malvinas, historia y política

Autor: Federico Lorenz

Editorial: Capital Intelectual

Año: 2013 // Págs: 235

Perfil Federico Lorenz:

Doctor en Ciencias Sociales (UNGS-IDES) y licenciado en Historia por la Universidad Nacional de Luján, investigador adjunto del CONICET y profesor de Historia en el Colegio Nacional de Buenos Aires.

Se especializa en temas de historia reciente argentina, en particular de la guerra de Malvinas y violencia política. Es autor de Algo parecido a la felicidad. Una historia de la lucha de la clase trabajadora durante la década del setenta (2013); Las guerras por Malvinas (2006, reedición 2012); Los zapatos de Carlito. Una historia de los trabajadores navales de Tigre en la década del 70 (2007); Combatientes por la memoria. Huellas de la dictadura en la Historia (2007); Fantasmas de Malvinas. Un libro de viajes (2008); y Malvinas. Una guerra argentina (2009). En 2012 publicó Montoneros o la ballena blanca, su primera novela.

43 COMENTARIOS

  1. Muy buena la nota y muy buena la forma de plantear las preguntas para permitir que el autor se explayara

    • Thank you very much…Türkiye turizmi site rehberi turkey hotel list Ä°stanbul turizmi otelleri konaklama yerleri ve tatil Antalya kemer alanya plajları tatil yerleri ve konaklama Apart Hotels Turkey Alanya tatil gezi alanyadaki plajlar oteller rehberi Ankara gezi seyahat ankaradaki oteller ankara konaklama yerleri

      • BOLICHE É ESPORTE???Ficamos respondendo isso o tempo todo pra todo mundo…mas para ser ESPORTE tem que seguir as regras de qualquer esporte.No futebol de várzea se fuma e se bebe nos intervalos, mas nos campeonatos estaduais , nacionais e internacionais não…simples assim.No volei na praia da barraca do Seu Zé também, mas no Circuito Nacional não! Simples assim.Na hora de divertir de brincar de competir brincando, fuma-se e bebe-se, (se o local permitir) mas nos campeonatos nacionais e internacionais não! ESPORTE levado a sério.

      • jijijijij yo feliz y contenta ya con mi chapa,sello,dedicatoria fraternal y mi niño gilipollasa disfrutar esta tarde y a venderse bien!siempre será mejor que un viernes de estudio ¬¬

      • hii and my myspace is just tell him to add me or on aim my aim is shaneeeka now back to the shoes they r hot watz up i want to work with u guyz angela and vanessa is workin the pastrys keep it up and i will get all of them and the bag and the clothin and the shoes ya dig lov u angela and vanessa and my boo diggy he is my boo for life>>>>>>>>>>>>ya dig me and my boo is live lov u diggy

      • Attractive section of content. I just stumbled upon your website and in accession capital to claim that I acquire actually enjoyed account your weblog posts. Any way I will be subscribing in your augment or even I achievement you get right of entry to persistently quickly.

      • The world will continue on as it always has. These things are thousands of years old and will never stop until the end.Everything man tries ends up with the same results in the end. The fixes are band aids that don't stick.

      • Hey these are awesome fitness exercises. I was wondering if you know any exercises for people who are suffering from chronic back pain. Is Whole Body Vibration good? They say it works.

      • You ought to actually take into consideration working on creating this blog into a significant authority on this market. You evidently have a grasp handle of the subjects everyone is looking for on this web site anyhow and you can definitely even earn a buck or two off of some advertisements. I’d discover following latest topics and raising the amount of write ups you place up and I assure you’d begin seeing some amazing targeted visitors within the close to future. Only a thought, good luck in no matter you do!

      • Aimable ddp, vous voulez sans doute parler de l’enTARTEur ? Vous avez ce point commun avec un Jérôme Garcin (hormis vos insupportables bien-pensance et contentement de soi) de ne pouvoir parler de ce personnage sans laisser entendre qu’il s’agirait de tartre, et non pas, tout bêtement, de tartes… Vous aussi, vous en mériteriez bien une (ou un soufflet).

      • That sock set is fantastic.I used to dislike Christmas for a number of reasons, But I’ve changed my mind since and discovered that it’s not worth getting upset over. I’ve decided to just accept it for what it is and enjoy it in my own way. A lot of Christmas music was actually written by Jews. :PP

      • Oh pack, só quero que digas quem és para querer este mal ao ciclismo, diz-me quem és a mim e pode ser que no dia a seguir estejas a boiar na marina mais próxima de tua casa, porque como anonimo toda a gente diz uns bitaites, mas quero é a tua cara, porque não publicas ai o teu facebook, a mostrar quem realmente es

      • You mean to say the top 10% of each individual high school is guaranteed to get into university? This system is completely unfair, and would be even if California was all white. It might be easy to be in the top 10% in some small rural schools and much more difficult in a trendy schools in the city. If you want to accept the top 10%, then it should be the top 10% in some sort of state-wide exams that everyone writes.

      • Nice post. I study something on totally different blogs everyday. It will always be stimulating to read content from different writers and apply slightly something from their blog.

      • / That is the best weblog for anybody who wants to seek out out about this topic. You realize so much its nearly laborious to argue with you (not that I actually would need…HaHa). You definitely put a brand new spin on a topic thats been written about for years. Nice stuff, just nice!

      • I’ve recently started a website, the information you provide on this web site has helped me greatly. Thanks for all of your time & work. “You do ill if you praise, but worse if you censure, what you do not understand.” by Leonardo DaVinci.

      • zulus pisze:DLatego można „ponapinać” siÄ™ w internecie.Co do Chin, to ewentualny protest powinien być miÄ™dzynarodowy, a nie Polacy znowu wyskoczÄ… w myÅ›l gÅ‚upiej zasady: „za wolność waszÄ… i naszÄ…”.RzÄ…dzÄ…cy odpowiadajÄ… za paÅ„stwo i nie powinni wikÅ‚ać je w niepotrzebne awantury. Jeżeli ktoÅ› protestuje przeciwko Å‚amaniu przez Chiny praw czÅ‚owieka, to ja mam pytanie: „a ty co zrobiÅ‚eÅ› dla sprawy”?

    • : tu aimeras!!!!@ Véro : bien vu ! Moi aussi, j'ai toujours un livre danns mon sac mais le plus souvent des nouvelles. @ Anna : j'ai ajoiuté ton lien et merci de ta venue !

    • Korai szerintem 5. gen gépet beszerezni. 10 éven belül is jó ha egy tucat országnak lesz. A jenkik is még vagy 15 évig üzemeltetnek 4 gen gépeket is, de lehet tovább. 5 gen. gép olyan drága hogy sokan nem fogják tudni megengedni maguknak. A Saab terveiben is tudtommal a UAV fejlesztés felé mennek el.Tetszik / Egyetértek: 1 Az értékeléshez be kell

    • I guess finding useful, reliable information on the internet isn’t hopeless after all.

    • WedÅ‚ug mnie lepiej trochÄ™ poczekać, żeby poprawili jak najwiÄ™cej bÅ‚Ä™dów, i wypuÅ›cić jak najmniej zbugowanÄ… – bardziej dopracowanÄ… wersjÄ™. Tak wiÄ™c ja osobiÅ›cie siÄ™ ciesze, że nie wypuÅ›cili 1.8 szybciej

    • A ver, del paisaje salvaje sipo“A la industria farmaceúuuticano le interesa sanar a nadiese alimenta de la enfermedadcuanta más haya mejor!Igual me da lo mismomientras gané la selecciónladrones siempre han habidoA la industria acadéeeeemicano le interesa enseñar a nadiesu faena es ordenar mejorcada fruta en su cajón!”Listoco, tengo que puro ganar ahora. 😀

    • I have shitbird Lakers fans constantly screaming and blowing airhorns underneath my apartment window…it’s going to be a long night.Times like these are why I’m convinced Angelenos don’t deserve an NFL team unless it’s the epically shitty Jaguars or Bills

    • Calvinists are quite clear on what we believe. WE believe just like Paul:” He has mercy on who He will have mercy on,and hardens who He will harden.”Romans 9. Nothing hard to understand. It’s very easy to understand. That’s why men react violently against it.Your theology is that all that hear the gospel can come and believe. Jesus disagrees in John 6. It’s not fair. If it was,you would be going to hell.

    • What a scare for you Bev and such a worry, hope hubby is soon feeling much better. Hopefully tomorrow's appt will shed more light.Love your card.Take careJan R x

    • in this video. I do have a great bunch of women as a support group and I believe I can say that the new president of the guild is a mentor – she wants us all to succeed and she’s willing to impart her knowledge/experience to us.Thanks so much for this PEP TALK – it’s come at the perfect time.

    • I give you credit. I would’ve been screaming I’ll rip your f#$%^& arms off it you spray another drop of that crap on my property. Happy New Year!

    • En effet on a l’air de s’être bien amusées ici ! J’adore première série, celle du mélange et les 5 dernières à partir de « L’oreille ». Bonne semaine.

    • Hi..remember me? Nice post..I have seen all of germanies friendlies..no not just highlights..full games..and believe me they’ve got world cup winning spirit..ballacks absence is very very harmful but schweinsteiger has taken that role with both hands..the new crop of ozil, marin , muller and experience of poldi, lahm and co will i believe go atleast till the semis..Reply

    • Howdy. Very cool web site!! Man .. Beautiful .. Wonderful .. I will bookmark your website and take the feeds additionally…I am happy to find a lot of helpful information right here in the post. Thanks for sharing..

    • There is an old Valco, Silvertone, or Danelectro (can’t remember which) that had eight 8-inch speakers. It came apart like a suitcase with 4 in each half. There is a legend that it was Little Walter’s favorite amp. The Gibson GA-90 had six 8-inch speakers, and is supposed to be a great harp amp.Keith

Comments are closed.