En Yemen, un avión no tripulado mató a 14 civiles que se dirigían a un casamiento y que no tendrían relación con ninguna actividad terrorista.

Un avión no tripulado de los EE. UU. atacó por error una caravana de vehículos que se dirigían a un casamiento en la localidad de Radda, en Yemén. El resultado de la incursión del dron arroja, hasta el momento, 14 muertos y 22 heridos, nueve de ellos en grave estado.

La información de inteligencia decía que en el convoy viajaban miembros de la red terrorista Al-Qaeda. Sin embargo, según consignó alto funcionario de la Seguridad Nacional de Yemen en un cable de la CNN, “ninguno de los muertos eran sospechosos perseguidos por el gobierno yemení”. Y agregó: “Fue una trágica equivocación y se produjo en un tiempo muy crítico”.

No hubo aún ninguna declaración oficial de autoridades norteamericanas.

El ataque se dio una semana después de que se produjeran una serie de ataques a la sede del Ministerio de Defensa en Sanaa, la capital del país, que dejaron un saldo de 52 muertos.