Con 367 votos a favor, 137 en contra y siete abstenciones, la Cámara de Diputados aceptó someter a Dilma Rousseff a juicio político. El Senado Federal tendrá la última palabra.

Si el Senado decide por mayoría simple iniciar el juicio político a principios de mayo, como se espera, Rousseff sería suspendida de su cargo y reemplazada por el vicepresidente Michel Temer durante el juicio político. Temer completaría el mandato de la presidenta hasta 2018 si es hallada culpable.

La disputa por la impugnación, que ocurre en medio de la peor recesión en el país desde 1930, ha dividido al país de 200 millones de habitantes. También ha provocado un agrio enfrentamiento entre Rousseff, de 68 años, y Temer, de 75, que puede desestabilizar a cualquier futuro gobierno y hundir a Brasil en meses de incertidumbre.

Fuente: Reuters Latinoamérica